Más cubanos en fiesta japonesa

Alfredo Despaigne fue el tercer pelotero cubano en activo en firmar con una de las franquicias del Béisbol Profesional de Japón (NPB), senda abierta por Cepeda y que luego recorrió Yulieski Gourriel. Al rubricar su contrato con el elenco de los Chiba Lotte Marines, Despaigne deja atrás el escándalo vivido en México y sale a ganarse un puesto en la liga asiática.

A la noticia, confirmada el lunes 14 de julio por Antonio Díaz Susavila —vocero de la Federación Cubana de Béisbol (FCB)—, se unió dos días después el fichaje del cerrador Héctor Manuel Mendoza, quien lanzó la pasada temporada en La Isla de la Juventud y ahora militará en la organización de los Gigantes de Yomiuri, equipo en el cual se desempeña Cepeda desde el mes de mayo.

Estos acuerdos en apenas dos meses son clara evidencia del momento que viven las relaciones entre la Federación Cubana y la dirección del respetado certamen nipón, que apuesta por mantener las negociaciones con Cuba a pesar del bochornoso incidente ocurrido con los Piratas de Campeche.

Así, Despaigne se convierte en el tercer jugador del plantel nacional que recala en costas japonesas para iniciarse en la máxima categoría de un béisbol de excelente calidad y que apunta a sustituir a las Grandes Ligas (MLB) como legítimo mercado para los beisbolistas cubanos, imposibilitados de jugar en la Gran Carpa por requerimientos legales de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) adjunta al Departamento de Estado norteamericano.

Por su parte, se explicó que con Mendoza los directivos de Yomiuri pretenden realizar un trabajo más reposado, al hacerlo transitar por las categorías inferiores con el fin de pulir los atributos mostrados por el espigado joven de 20 años de edad en las pruebas realizadas durante el pasado mes de junio en La Habana.

Junto a Mendoza viajará su entrenado habitual, Carlos Luis Soto, como parte de la estrategia de colaboración entre la FCB y la NPB.

A falta de pan…

La lid japonesa se ha convertido en el mercado más provechoso para las grandes estrellas cubanas del béisbol que residen en Cuba, tanto por sus salarios como por la calidad deportiva que posee. Allí, y ante las trabas legales impuestas por el Gobierno norteamericano —recordemos que la MLB no posee ningún impedimento especial para los cubanos dentro de sus normas—, aquellos jugadores que optan por mantener su residencia en la Isla encuentran hoy una excelente oportunidad.

Aunque el monto del acuerdo firmado por Mendoza aún no se ha hecho público, sí es posible resumir cuanto ha pagado la NPB por los otros tres jugadores cubanos inscritos en sus franquicias.

Según fue reflejado por varias páginas digitales, extraoficialmente el contrato de Alfredo Despaigne ronda los 800 mil dólares por un año de servicios en el Chiba Lottes Marines. Con lo cual el monto pagado en la NPB a jugadores cubanos asciende a la cifra a 3.2 millones de dólares, tras sumar los salarios devengados por Frederich Cepeda (1.5 millones) y Gourriel (900 mil).

Evidentemente estos pagos no pueden competir con los honorarios que las Grandes Ligas y sus franquicias erogan hoy por algunos de sus excompañeros de equipo (Céspedes, 10.5 millones; Ramírez, 9.5; Abreu, 8.6; Chapman, 7.8; Puig, 3.7). Sin embargo, la presencia de los cubanos en la NPB no está sujeta a exigencias migratorias definitivas, y provee la flexibilidad de participar la Serie Nacional y acudir a las convocatorias del equipo Cuba para los grandes eventos internacionales de béisbol.

Sería atinado suponer que hoy la máxima aspiración de cualquier jugador de béisbol, sin importar su nacionalidad, reside en formar parte de las Grandes Ligas, no solo por el innegable aspecto económico, sino porque allí se concentra la máxima calidad de este deporte, y porque ese es el sitio correcto para comprobar de qué está hecho cada pelotero.

Para los cubanos no es diferente. A pesar del silencio que por años opacó la vida de las Mayores a escasas millas de nuestras costas, la MLB ha sido siempre una constante gravitando sobre el imaginario beisbolístico de los fanáticos y jugadores, una memoria colectiva imposible de desplazar entre los aficionados a este deporte, que en Cuba suman millones.

Mas, luego de años de vínculo asiduo y estrellas encumbradas en la Gran Carpa, la política cerró las puertas en ambas orillas y los peloteros quedaron atrapados en la madeja gubernamental; una que se extiende hasta hoy, aunque Cuba ha eliminado —por su parte— las posibles trabas para iniciar negociaciones en este campo.

Japón: la tierra prometida

Luego del vergonzoso escándalo protagonizado por los Piaratas de Campeche y que envolvió a Alfredo Despaigne condicionando su expulsión de la Liga Mexicana de Béisbol dos meses atrás, mucho temieron por la credibilidad de la FCB y las futuras negociaciones de otras ligas con el fin de fichar a jugadores cubanos.

Afortunadamente, ello quedó en un segundo plano tras las pruebas de habilidades solicitadas por directivos de algunas franquicias de la NPB para valorar las potencialidades de varios peloteros cubanos, información que fue difundida por el sitio web del Periódico Trabajadores.

Según dio a conocer la página deportiva del medio de comunicación, por entonces los Gigantes de Yomiuri evaluaron en el Estadio Latinoamericano a algunos serpentineros de resultados relevantes en la pasada Serie Nacional entre los que se encontraba Mendoza. En tanto que Despaigne y otro grupo de jardineros y jugadores de posición entrenaron al día siguiente, y en el mismo sitio, a pedido de “otro club japonés”, ahora es posible especular cuál.

Ambas sesiones arrojaron los dos reciente contratos por el momento, resultado prometedor si tomamos en cuenta que el límite para aceptar nuevos fichajes en la NPB para la temporada 2014 vence en este mes de julio, y dichas pruebas se efectuaron entre el 24 y el 25 de junio.

En esta última semana, por desgracia, otras dos noticias han llegado desde Japón: la inorportuna lesión de Yulieski Gourriel, justo cuando el antesalista vivía un excelente momento con su equipo; y el descenso de Cepeda a la segunda división de los Gigantes de Yomiuri, condicionada por el escaso rendimiento ofensivo que ha tenido el espirituano desde su llegada.

Todos esperan que ambas contrariedades se solucionen lo antes posible, aunque los directivos del Yokohama DeNA BayStars aseguran que no pondrán en riesgo la recuperación de Gourriel, sin importar el tiempo que demore. Mientras, el toletero Despaigne tratará de impresionar en Japón con sus potentes muñecas y Mendoza, con sus 20 años, pulirá sus armas en el segundo equipo de Yomiuri.

(Tomado de ProgresoSemanal)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s