EEUU, Cuba y la USAID

Collage gross usaid

Por Atilio A. Boron

Días atrás un cable de Associated Press informaba que la USAID, la AgenciaInternacional de Estados Unidos para el Desarrollo), había enviado a Cuba, como turistas, a un grupo de jóvenes de diversos países latinoamericanos con el objeto de promover la politización y la rebeldía de la, según esa agencia, “apática juventud cubana” e identificar “actores potenciales del cambio social.” [1] La iniciativa se adoptó en Octubre del 2009, seis días después de que las autoridades de la Isla arrestaran a Alan Gross, un supuesto experto en cuestiones de desarrollo que, como contratista de la USAID, introdujo ilegalmente tecnologías informáticas en Cuba. Gross había sido recomendado para hacer esa tarea por el Comité Judío Americano y enviado a la Isla con el aparente propósito de ayudar a la comunidad judía cubana a conectarse a Internet.

El reclutamiento y envío del grupo de jóvenes a Cuba es tan sólo uno de los múltiples programas clandestinos que la Casa Blanca utiliza para promover el “cambio de régimen” -un eufemismo utilizado para evitar hablar de “subversión constitucional” o “sedición”- en Cuba y que se lleva a cabo en más de un centenar de países bajo el paraguas de organizaciones de pantalla comola USAID, la NED (el Fondo Nacional para la Democracia) y un sinnúmero de ONGs o instituciones de diverso tipo, presuntamente interesadas en la promoción de los derechos humanos, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo. Al igual que en el caso de Gross, la USAID apeló a la tercerización para encubrir su involucramiento en esta operación y contrató a una firma internacional basada en Washington, Creative Associates, que opera en 85 países ofreciendo asesoría y asistencia a programas de desarrollo. Seguramente que de pura casualidad es la misma compañía que, haciendo honor a su nombre, intentó crear una red de mensajes de texto con el nombre de “ZunZuneo”, que intentaba ser una suerte de “Twitter cubano” para favorecer actividades ilegales en la Isla. Para ejecutar la actual misión encomendada por la USAID la citada empresa subcontrató a su vez los servicios de Fernando Murillo, el jefe de una ONG de derechos humanos de Costa Rica, la FOGI (Fundación Operación Gaya Internacional) quien dirigió el ilegal operativo. De este modo los jóvenes cubanos no tenían como saber que quien estaba detrás de esta iniciativa era el gobierno de los Estados Unidos, que desde el 1º de Enero de 1959 ha hostigado y agredido sin pausa a Cuba. La larga mano del imperio actuaba a través de una compleja cadena de mediaciones que la invisibilizaban por completo. Sigue leyendo

AP: EEUU utilizó a jóvenes latinoamericanos para la subversión en Cuba (+ Documentos)

En-esta-foto-del-11-de-julio-de-2014-estudiantes-cubanos-salen-de-la-Universidad-Central-580x396

Descargue el documento obtenido por AP en PDF (1,8 Mb)

Una nueva investigación de la agencia Associated Press publicada este domingo ha revelado un programa encubierto del gobierno de Barack Obama, para enviar jóvenes latinoamericanos a Cuba con fines de subversión política.

Esto ocurrió después de la captura del contratista Alan Gross, lo que significa que tales programas no se detuvieron a pesar del terremoto político que generó el encarcelamiento de este empleado del gobierno de EEUU.

Utilizando como cobertura la supuesta ayuda a programas de salud, en realidad viajaron a la Isla para propiciar un cambio político, en “una operación clandestina que puso a los extranjeros en peligro”, asegura AP.

Iniciado a principios de octubre de 2009, el proyecto a cargo de la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) envió a Cuba a jóvenes de Venezuela, Costa Rica y Perú “con la esperanza de incentivar una rebelión”.

Los viajeros trabajaron de manera encubierta, a menudo haciéndose pasar por turistas, y viajaron alrededor de la isla intentando identificar a personas que podrían convertirse en activistas políticos, añade la agencia. Sigue leyendo

Facebook sufrió un apagón a escala mundial: la mayor interrupción desde 2010

facebook-is-redefining-checkin-numbers-for-pages-483addba84

 

La red social Facebook sufrió hoy una interrupción de treinta minutos en su servicio que afectó a millones de usuarios en todo el mundo, admitió la compañía en un comunicado.

El apagón tuvo lugar desde las 1 de la madrugada, hora local (08.00 GMT), precisó Facebook.

“Anoche nos topamos con un problema mientras actualizábamos la configuración de uno de nuestros sistemas de software”, indicó el portavoz de la empresa, Jay Nancarrow.

Agregó que “poco después de realizar los cambios, algunos usuarios empezaron a tener problemas para acceder a Facebook. Rápidamente dimos con el problema y lo solucionamos”.

Se trata de la mayor interrupción sufrida por la red social desde 2010. Sigue leyendo

USAID desata una enorme mentira

dolares_fin2-771x385

Tracy Eaton • 

La Agencia para el Desarrollo Internacional tenía razón en criticar a la Associated Press por supuestas inexactitudes en su reportaje investigativo acerca de ZuZuneo.

Los “Ocho hechos acerca de ZunZuneo” de USAID cuestiona detalles claves en el artículo de AP. La agencia niega de plano, por ejemplo, que una compañía fantasma española estuviera involucrada y que los fondos estuvieran asignados a Pakistán para ocultar el rastro del dinero. Sigue leyendo

Lo que destapó The Associated Press y una reflexión de María Antonia

Por María Antonia García Alonso

lenguajesSigue siendo noticia de primera plana en los diferentes medios de comunicación como diarios en sus dos modalidades, impresas y digitales, blog y sitios web, la investigación realizada por AP que pone al descubierto la creación de un “Twitter Cubano” por parte de Estados Unidos y la USAID para impulsar revueltas en Cuba y socavar así al gobierno  comunista, nada más y nada menos que al estilo de la Primavera Árabe. Sigue leyendo

El Zunzuneo, Alan Gross y la opinión pública

zunzuneo31

En Diciembre del 2009 fue arrestado en Cuba Alan Gross por violar leyes del país al introducir sofisticados equipos de comunicaciones. Era parte de un programa de la Agencia estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) destinado a provocar un cambio de régimen. Meses más tarde(en Julio del 2010 ) Joe McSpedon (funcionario del gobierno de Estadounidense) viajaba a Barcelona para concretar un plan secreto de subversión basado en medios sociales dentro de la isla.

Un equipo de contratistas trataría de crear un «Twitter cubano» con herramientas no asociadas al Internet, sino apoyadas en una red de mensajería que llegaría a cientos de miles de cubanos mediante sus propios teléfonos celulares. El plan secreto, según investigó Associated Press incluía a numerosas empresas privadas como fachada, cuentas bancarias en un paraíso fiscal (Islas Caimán), y ante todo un bonito nombre: “ZunZuneo”.

Muchas personas fueron engañadas, desde los ejecutivos reclutados que no sabrían los vínculos entre la empresa y el gobierno norteamericano, hasta los numerosos cubanos que como clientes engañados no supieron que sus datos personales serian guardados por los contratistas con objetivos políticos de subversión.

El objetivo secreto sería organizar datos de clientes para conformar una red numerosa de subscriptores disponibles para futuros proyectos de movilización social frente al estado cubano al estilo de los empleados en las “revoluciones de colores”.

Las primaveras árabes completamente apoyadas en las redes sociales sirvieron de inspiración al proyecto contra la paz social en Cuba. Posiblemente otros proyectos paralelos de fundaciones “no lucrativas” dedicados al envió de teléfonos, USBs, y equipos como tabletas, a Cuba, servirían para multiplicar los efectos de la agitación política. Sobre todo grupos vulnerables de jóvenes que sin saber la naturaleza del proyecto se sumaran.

Hoy mismo Jim Carney, portavoz de la Casa Blanca habló sobre el ZunZuneo, y trató de justicarlo diciendo: “USAID es una agencia de desarrollo, no de inteligencia. Las sugerencias de que éste era un programa encubierto son erróneas.”

Es comprensible esa rápida respuesta política ante el escándalo que golpea al Departamento de Estado. Pero, les será muy difícil tapar el sol con un dedo ante tantas leyes violadas. La parte más inmoral del proyecto subversivo sería la manipulación de la sociedad civil en Cuba al no informarse a los posibles usuarios del servicio sobre la naturaleza del mismo. Muchos fueron víctimas del engaño y falta de transparencia.

Es usual que desde las oficinas de Radio y TV Martí se haga propaganda a favor de empresas no basadas en territorio estadounidense que se dedican a ofrecer “servicios especiales” a dueños de teléfonos móviles dentro de Cuba.

Piramideo es una de esas empresas que ofrece herramientas que a menudo sirven para difundir rumores falsos o noticias alarmantes dentro de Cuba como parte de la guerra mediática que mantiene Washington contra La Habana.

Más alarmante aún es cuando el proyecto se enmascara y se hace secreto. El senador Patrick Leahy ya dijo que : “Existe riesgo de que jóvenes cubanos hagan uso (en la isla) del servicio en sus móviles sin saber que se tratase de una actividad financiada por el gobierno de Estados Unidos”.

Ahora que la opinión pública en los Estados Unidos ya sabe de esta grave crisis ética que posiblemente llega a violar hasta las leyes del embargo contra el estado cubano, quizás estamos cerca de una política exterior diferente. Quizás más honesta y que facilite el regreso de Alan Gros a cambio de la libertad de los cubanos condenados a prisión en Estados Unidos por espionaje. Siempre teniendo en cuenta claro que ni Alan Gross es una víctima inocente, ni la comunidad judía de Cuba tuvo parte en la misión para la que fue contratado.

También es posible que estemos en condición de entender porque hace muy poco el USAID tratara de desligarse de las actividades encubiertas de inteligencia contra Cuba. Las relaciones entre los pueblos de Estados Unidos y Cuba son necesarias e importantísimas.

Todas esas agencias acostumbradas a conspirar desde posiciones de elitismo y de espaldas al pueblo norteamericano, deben ser llamadas a dar cuentas ante el Congreso y ante las leyes de la república.

Sigue leyendo