Crimen de Barbados: La grabación imborrable (+ Infografía y Video)

Familiares de las víctimas del sabotaje terrorista organizado por Luis Posada Carriles, el 6 de octubre de 1976.

Ninguna de las personas nacidas después de 1976 podrá olvidar su voz. A diferencia de una bella canción o de un discurso inspirador, la voz de él perdurará por siempre por lo terrible e impactante de la situación en que se grabó.

El avión había sido sacudido por el impacto de una primera explosión. La profesionalidad pudo más que el terror y el miedo. El cien por ciento de su esfuerzo fue para que el avión saboteado no se precipitara hacia el mar. Es optimista y piensa que le dará tiempo. No imagina que detrás de la muerte que se avecina está laCIA. Apunta la nariz del avión de regreso a Barbados, cuando siente la segunda explosión y reacciona: «Eso es peor. Pégate al agua».

Su voz la hemos escuchado decenas de veces y no podemos contener las lágrimas, el odio a los culpables, el dolor compartido con los familiares de las víctimas. Cada 6 de octubre es imposible no recordar a cada uno de quienes iban en ese vuelo. Sigue leyendo

38 años de un crimen que continúa impune. Voladura del vuelo 455 de Cubana de Aviación.

barbados02-580x393

Por María Antonia Garcia Alonso

Este 6 de octubre se cumple el 38 aniversario de la voladura del vuelo 455 de Cubana de Aviación, que se dirigía desde la isla de Barbados a la de Jamaica -con destino en la capital cubana de La Habana.

Fue destruido en un atentado terrorista que tuvo lugar el 6 de octubre de 1976. Las 73 personas a bordo de la aeronave, un Douglas DC-8 de fabricación estadounidense, resultaron muertas en el hasta entonces peor ataque de este tipo en el hemisferio occidental.

En la aeronave viajaban 11 jóvenes guyaneses, que venían a Cuba para estudiar medicina, cinco funcionarios de la República Popular Democrática de Corea y 57 cubanos, entre ellos 16 esgrimistas, algunos en edad juvenil, junto a sus entrenadores, técnicos y responsables. Veintiún años era el promedio de edad de los 16 atletas que perecieron en ese acto de inmunda barbarie.

Los principales responsables salieron impunes, Posada Carriles se «fugó» de la cárcel y Bosch fue absuelto no porque se probara su inocencia sino debido a que el tribunal, «adujo detalles administrativos» acerca de la traducción del inglés al español para desestimarla.

Bosch falleció en Miami sin arrepentirse de sus actos y Posada Carriles camina libremente por las calles de esa ciudad impune y amparado por el gobierno estadounidense y la mafia cubano-norteamericana, entidades que niegan el reclamo venezolano para hacer justicia.

Es bueno que hoy la comunidad cubano-americana sepa como aconteció y recuerde este atentado criminal, ejemplo del odio y de una política irracional de terrorismo de Estado. Sin embargo es Cuba el país que permanece en la lista de países patrocinadores del terrorismo, que vergüenza y que infamia. Cuba cambia Estados Unidos NO.