Empresa de Tampa quiere abrir almacén mayorista en Cuba

El Secretario de Agricultura de Estados Unidos, Thomas Vilsack, visita un mercado en La Habana, Cuba, el 13 de noviembre del 2015.

Una empresa de Tampa está tratando de que el gobierno cubano la autorice a abrir un centro de distribución en la isla, que pudiera abastecer al nuevo sector privado y almacenaría productos estadounidenses exportados bajo exenciones al embargo.

Florida Produce, empresa que desde hace años exporta productos agrícolas alimentarios a Cuba, presentó el plan a funcionarios cubanos en octubre y regresará a la isla en enero con la esperanza de que le autoricen la operación del almacén en una zona de libre comercio en las afueras de La Habana. Inicialmente, la compañía estaba interesada en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, la piedra angular de los esfuerzos del gobierno cubano para atraer inversiones extranjeras, pero le dijeron que el área está reservada sólo a la manufactura.

“Están estudiando la propuesta con cautela”, dijo Mike Mauricio, presidente de Florida Produce. “El gobierno cubano se mueve con mucha lentitud, no hacen nada rápido”. Pero Mauricio se muestra optimista de que Florida Produce pueda llegar a un acuerdo para arrendar un almacén después de su próxima reunión con los funcionarios cubanos.

La idea es llenar el almacén con productos alimentarios, agua embotellada, cervezas, vinos y licores, equipos de telecomunicaciones, materiales para la construcción, restaurantes y agrícolas, que se venderían a precios mayoristas. Mauricio dijo que la licencia que tiene la empresa de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de Estados Unidos (OFAC) estipula que debe vender los alimentos y las bebidas por cajas, no por unidades.

Todos los productos que Mauricio y su socio Manuel Fernández proponen almacenar están autorizados para la exportación de Estados Unidos a Cuba. “Queremos llevar todo lo que permiten las normas estadounidenses, especialmente comidas y bebidas”, dijo Tim Hunt, abogado de Florida Produce.

Florida Produce y Cleber, empresa de Alabama que fabrica tractores pequeños, solicitaron licencias a principios del 2015 para tener una presencia física en Cuba. “Recibimos la autorización oficial de la OFAC, creo que somos los únicos”, dijo Hunt el jueves.

Aunque Florida tiene la licencia estadounidense, un cambio en las regulaciones norteamericanas significa que ya no hace falta una licencia específica para las compañías que caen en las categorías autorizadas para hacer negocios en Cuba. Las nuevas normas, anunciadas en septiembre, no sólo permiten a las compañías estadounidenses en ciertas categorías establecer una presencia física en la isla, sino que les permiten abrir cuentas bancarias allí, contratar a cubanos y emplear a ciudadanos estadounidenses para trabajar en Cuba.

Si los cubanos aprueban la propuesta de Florida Produce, sería el primer almacén de una empresa estadounidense en la isla en más de cinco décadas.

“Si lo logramos, vamos a ayudar al pueblo cubano”, dijo Mauricio. Los empresarios privados se han quejado desde hace mucho que los problemas de encontrar productos y materiales a precios mayoristas para los pequeños empresarias cubanos.

La limitada apertura comercial del gobierno del presidente Barack Obama a Cuba tiene por fin buscar un acercamiento y empoderar al pueblo cubano, pero el Tesoro ha dicho que permitirá actividades comerciales con los organismos de importación del gobierno cubano siempre y cuando los productos terminen en las manos del pueblo cubano.

La propuesta de Florida Produce contempla que la empresa de Tampa opere por sí misma la instalación, pero las conversaciones iniciales con funcionarios cubanos indican que estarían más interesados en una operación conjunta, dijo Hunt. “El asunto es si el gobierno cubano quiere mantener el control”, explicó.

Aunque las normas estadounidenses permiten que compañías como Florida Produce vendan a particulares y al gobierno cubano, Hunt dijo que espera que las ventas probablemente sean manejadas a través de entidades oficiales de importación.

Florida Produce tiene planes de arrendar un almacén de entre 75,000 y 100,000 pies cuadrados y ha dicho que cubrirá los costos de remodelación de la instalación, unidades de refrigeración y camiones para entregar los productos, dijo Hunt.

“Estamos listos para negociar. Si es un arrendamiento a corto plazo, ¿qué tiene que perder el gobierno cubano?”, preguntó Hunt. “Hay que empezar por alguna parte. Para mi, los alimentos y las bebidas son lo más fácil para empezar. Es una solicitud sencilla”.

Pero dijo que está preocupado de que algunos funcionarios cubanos parecen tener la actitud de que si las compañías estadounidenses no pueden entrar al mercado cubano y aprovechar oportunidades que brindan las nuevas normas estadounidenses, presionarán más a Congreso para levantar el embargo.

“En lo personal, creo que el gobierno cubano pone muchas trabas a las empresas norteamericanas”, dijo. “El tiempo dirá, pero si no muestran disposición para dar una oportunidad a las empresas estadounidenses, creo que a mucha gente se le quitará el entusiasmo”.

Mauricio ha estado vendiendo alimentos a Cuba desde el 2011, como productos agrícolas, arroz, frijoles, cereales y alimentos enlatados, bajo una ley que permite las exportaciones de productos humanitarios. “Mauricio es una persona muy persistente”, dijo Hunt.

(tomado del elnuevoherald.com)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s