Cabaré Tropicana regresa a Estados Unidos (+ Video)

Foto: Tomada de www.nexustours.com.mx

El legendario cabaré cubano “Tropicana” regresa la noche del 31 de diciembre a los escenarios de Estados Unidos, después de más de tres décadas de ausencia del norteño país, con tres presentaciones en Miami para recibir el Año Nuevo.

Mathieu Massa, copropietario de El Tucán, club donde se presentarán los bailarines cubanos, dijo que es “una gran oportunidad para ambos países colaborar en este proyecto, y aprender y apreciar la fuerte cultura musical que los cubanos tienen y traen aquí”.

El empresario se mostró orgulloso de participar en este proyecto al destacar “los 32 años” de ausencia de este espectáculo en suelo estadounidense.

“Esto es algo que era impensable hace unos años atrás”, manifestó Massa. Sigue leyendo

Fin de año en Cuba

Fin de año en Cuba

El año es ejemplo de proceso cíclico; guarda una relación analógica con procesos tales como el día, la vida humana,  el devenir de una cultura… todos con una fase ascendente y otra, descendente. El fin de un año es siempre para el ser humano ocasión de balance y recuento;  momento propicio para repasar éxitos y fracasos, y contrastar lo conseguido con lo que no se alcanzó. A las 12 de la noche del 31 de diciembre se cierra una etapa que da paso enseguida a otra que se abre con nuevas metas, que a veces vienen de antes como esos siempre anhelados e invariablemente incumplidos propósitos de abandonar el cigarrillo, visitar a la vieja tía enferma o rebajar el peso corporal. Se dice: «Año nuevo; vida nueva».

Las fiestas navideñas y de fin de año comienzan con bastante anticipación. Desde que entra diciembre los grandes comercios nos recuerdan, con motivos alegóricos y tímidas rebajas de precio, su cercanía, y la puesta del arbolito, con sus luces y bolas de colores, es una fiesta para la familia. Crece el júbilo y el ritmo laboral decrece. Las enfermedades dan un respiro. O la gente da un respiro a sus enfermedades y, aunque los males sigan ahí, se aplaza hasta enero la visita al médico. Los que muy de tarde en tarde prueban las bebidas alcohólicas, no vacilan entonces,  por aquello de que «un día es un día», en darse su trago, y a veces más de uno, y el que mira hacia otro lado para no saludar a nadie, hay que aguantarlo para que no apurruñe entre los brazos al vecino. Llegan las tarjetas de felicitación. Dicen más o menos lo mismo: «Felices fiestas y Próspero año nuevo». Sigue leyendo