Ley de presupuesto de EEUU no puede bloquear viajes a Cuba

El representante Mario Díaz-Balart (centro) habla en una conferencia de prensa en julio del 2015 en Miami para hablar sobre la reanudación de relaciones cn Cuba.

El representante Mario Díaz-Balart (centro) habla en una conferencia de prensa en julio del 2015 en Miami para hablar sobre la reanudación de relaciones cn Cuba. Héctor Gabino el Nuevo Herald

 

NORA GÁMEZ TORRES

Varias claúsulas que tenían por fin bloquear algunas de las medidas de flexibilización del embargo a Cuba anunciadas por el gobierno federal este año no fueron incluidas en la versión final de la ley de presupuesto del 2016 firmada el viernes por el presidente Barack Obama.

El proyecto de Ley de Asignación de Fondos a Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano que la Cámara de Representantes había aprobado en junio por un margen mínimo, prohibía el establecimiento de nuevos servicios de transporte aéreo y el otorgamiento de licencias a embarcaciones que pudieran tocar en puertos ubicados en propiedades de compañías estadounidenses confiscadas por el gobierno de Cuba. Sigue leyendo

USA y Cuba: Un año después

cuba_estados-Unidos_band-685x342

El 17 de diciembre se cumple el primer aniversario del anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos. Lo hicieron al mismo tiempo en La Habana y Washington los Presidentes Raúl Castro y Barak Obama. Ambos admitieron que era apenas el primer paso en un proceso hacia el desmantelamiento de una política hostil que duraba ya más de medio siglo y cuyo fracaso reconoció el inquilino de la Casa Blanca.

Desde entonces se reabrieron las Embajadas respectivas, algunos altos funcionario han visitado La Habana, se han resuelto varias cuestiones menores o de relativa importancia y representantes de los dos Gobiernos han sostenido reuniones para discutir la abultada agenda de temas fundamentales, entre otros el bloqueo económico que sigue intacto, la continuada usurpación de territorio cubano en Guantánamo y los proyectos subversivos para socavar a la Revolución cubana que aún se mantienen. Mientras Washington no cambie radicalmente su política -eliminando completamente el bloqueo, devolviendo Guantánamo y poniendo fin a sus prácticas injerencistas- la relación diplomática “normal” sería una broma de mal gusto. Sigue leyendo