Cuba y Estados Unidos discuten cómo contener derrames de petróleo

Cuba y Estados Unidos discuten cómo contener derrames de petróleo

Los arrecifes de coral de la Florida y el delicado medio marino podrían ser menos vulnerables a la contaminación de potenciales derrames de petróleo en virtud de un proyecto de acuerdo entre los Estados Unidos y Cuba.

El acuerdo podría allanar el camino para las empresas estadounidenses que ofrecen los más actuales sistemas de prevención de explosiones y otros controles de contaminación para ayudar a evitar derrames en aguas cubanas y contener las manchas antes de que estas alcancen las corrientes oceánicas hacia la Florida.

El avance aliviaría años de ansiedad acerca de la exploración de petróleo frente a la costa norte de Cuba y ayudaría a evitar un derrame gigante a menos de 50 millas de los Cayos de Florida.

Los ambientalistas y expertos en limpieza de petróleo esperan que los dos antiguos adversarios completen el acuerdo de cooperación antes de que Cuba reanude su búsqueda de petróleo a finales del próximo año o en 2017.

“Contar con la mejor tecnología que asentada en el fondo del mar a 5.000 pies de profundidad en el medio del Estrecho de la Florida es el enfoque más sensato de prevención de daños al medio ambiente y a la economía, tanto en los EE.UU. como en Cuba”, dijo Lee Hunt, ex presidente de la Asociación Internacional de Contratistas de Perforación, que está asesorando a ambas partes.

Los planes de contingencia para hacer frente a un derrame se discutieron informalmente en un simposio de alto nivel entre Estados Unidos y Cuba en octubre. Ambas partes se están moviendo hacia una estrategia conjunta de respuesta a los derrames – el último ejemplo de los intentos de encontrar maneras de rodear el embargo de Estados Unidos, en este caso para proteger el medio ambiente acuático.

Recientes intentos para aprovechar los yacimientos de petróleo submarino al norte de la isla levantaron temores de un derrame cerca de la Corriente del Golfo, una poderosa corriente que corre hacia el norte por los arrecifes de coral y las playas del sur de Florida.

Esos temores se acentuaron por el derrame de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México en 2010, lo que causó un daño duradero a la vida marina. Algunos de los que ayudaron en la limpieza de aquel derrame asistieron al simposio del mes pasado en La Habana.

“Un derrame podría impactar los EE.UU. al igual que impactaría Cuba. Nadie quiere un derrame, y todo el mundo quiere estar seguro. Así que fue un objetivo común”, dijo Richard Dodge, decano de la oceanografía en la Universidad Nova Southeastern. Instruyó a los participantes del simposio sobre las corrientes oceánicas y hacia dónde podrían llevar a una fuga de petróleo.

“Dependiendo de dónde se produzca, un derrame podría dejarse atrapar por la Corriente del Lazo y entrar en el Golfo de México o escindir los Cayos de Florida y continuar tan hacia el norte como hasta la costa este de los Estados Unidos”, dijo Dodge en una entrevista después del simposio.

Entre los participantes había funcionarios de la Guardia Costera de Estados Unidos, la Defensa Civil de Cuba y el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Hablaron de la posibilidad de etiquetar los productos estadounidenses enviados a Cuba, como los preventores de explosiones, como “controles de contaminación” en lugar de “equipos de perforación” para evadir las restricciones del embargo.

El acuerdo de cooperación, todavía en la etapa de planificación, se modela después de un acuerdo de Estados Unidos con México, lo que permite ejercicios de planificación conjunta para prepararse para posibles desastres en alta mar.

Las conversaciones sobre la perforación de petróleo son continuación de otras medidas de colaboración, entre ellas un pacto de santuarios marinos hermanos, aprobado por las autoridades de Estados Unidos la semana pasada, para preservar el hábitat de peces en peligro de extinción que emigran de Cuba al sur de Florida y el Golfo.

La perforación exploratoria de Cuba fue suspendida hace dos años después de que los intentos iniciales no pudieron encontrar suficiente petróleo para validar la extracción. Los bajos precios del petróleo y los tentadores objetivos en otras partes del mundo han enfriado la búsqueda cerca de Cuba.

Pero los funcionarios cubanos, deseosos de aprovechar una fuente de ingresos y de satisfacer las necesidades energéticas de Cuba, han dejado claro que la intención es seguir intentándolo. Hunt dijo que los cubanos están hablando con las empresas de energía de Venezuela y Angola para reanudar la búsqueda.

“Ellos tienen todo un ambiente para proteger también, así que no se están metiendo en esto ciegamente”, dijo Dodge.

“Ellos perforarán en aguas profundas, al igual que la plataforma Deepwater Horizon. Está en la mente de todos. Los accidentes pueden ocurrir. Significa tomar tantos cuidados como sea posible.”

Traducción de Progreso Semanal

(Tomado de Sun Sentinel)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s