El Síndrome de la decadencia y el odio

 CONGRESO1

 

Por María Antonia García Alonso

 

Disidentes cubanos acudieron este jueves 5 de febrero ante el Congreso de Estados Unidos para denunciar los abusos contra los derechos humanos por parte del gobierno de Raúl Castro y pronunciarse sobre todo en contra del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Un verdaro síndrome de la decadencia y el odio. Ellos son solo asalariados de la extrema derecha de Miami que a nadie les extrañe, ellos no son genuinos, ni mucho elegidos por nadie.

Todo ha sido una ridícula actuación, apoyada y alimentada por el  senador Marco Rubio en pleno declive y deterioro.  Este personaje es Presidente del Subcomité  Senatorial de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental. Rubio acaba de hacer su primera audiencia congresional, evidenciando el síndrome de la decadencia y el odio.  No faltó por su puesto la actuación nefasta de la Congresista Republicana por la Florida Ileana Ros-Lehtinen (R), con igual síntomas de deterioro.

Esta acción van en contra de la esperanza de todos los cubanos, no importan donde estén, porque cubanos somos todos. Es un atentado contra la familia cubana, la de las dos orillas, contra los valores más preciados de nuestra identidad nacional, no importa ideología política alguna. El camino iniciado por los presidentes Barak Obama y Raúl Castro es el correcto, es el que reclama la historia.

marco-rubio1

Hoy el contexto es otro, ayer publicó el Tampa Bay Times el periodo más grande de la Florida en su versión digital, un artículo titulado “Rubio, del lado equivocado de la nueva política hacia Cuba” en el aseveraba: 

 

“Las encuestas muestran que una mayoría de norteamericanos apoya la apertura de lazos con Cuba. Esa es también la opinión de la grande e influyente comunidad cubanoamericana en el sur de la Florida. La Encuesta de Cuba en la Universidad Internacional de la Florida, que es el más antiguo proyecto de investigación para seguir la opinión cubanoamericana en el sur de la Florida, descubrió el año pasado que las dos terceras partes de los encuestados favorece los lazos diplomáticos con Cuba, aunque una exigua mayoría se opone al embargo. La generación más joven se opone al embargo por una mayoría de casi dos tercios.” El razonamiento es bien claro.

El proceso del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos debe seguir marchando como lo anunciaron sus respectivos presidentes el pasado 17 de diciembre de 2014. La misma deberá estar sustentada sobre  la base del respeto a las normas más elementales del derecho internacional, con sensatez y sentido común a través de un diálogo inteligente y constructivo. El Congreso de Estados Unidos tiene pendiente, la exclusión de Cuba de la lista de países terroristas y el levantamiento del embargo económico, comercial y financiero. 

Mientras tanto estos opositores mercantiles y la extrema derecha de Miami siguen padeciendo el síndrome de la decadencia y el odio que los llevará a la extinción de esa especie.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s