Turismo en Cuba cambiará con apertura a Estados Unidos

 

cuba

Los turistas estadounidenses ya recorren las calles de La Habana Vieja para acudir a charlas sobre arquitectura y reunirse con músicos de jazz, pero hasta ahora no han podido tenderse al sol bebiendo mojitos en complejos turísticos en las playas de arena blanca de Cuba.

Los ciudadanos estadounidenses pueden participar en viajes “De pueblo a pueblo” desde 2011, una de las primeras medidas tomadas por el gobierno de Barack Obama para promover la distensión con Cuba, en los que abundan las actividades educativas y el tiempo libre es mínimo.

Ahora se espera un aumento importante de esos intercambios culturales y también se espera que haya menos burocracia y más flexibilidad tras el anuncio de la semana pasada de que Cuba y Estados Unidos reanudarán sus relaciones diplomáticas interrumpidas por más de 50 años.

Obama anunció que las reglas para visitar Cuba se suavizarán y eso significará importantes cambios para los viajes que actualmente son sometidos a una estricta regulación que obliga a los operadores a enviar abundante documentación al Departamento de Estado, entre ellas, justificación detallada de todas las actividades para demostrar que son suficientemente educativas. Eso podría ayudar a reducir los precios de los viajes que pueden ser igual de costosos que un auto usado en buenas condiciones.

Para los estadounidenses que no tienen familiares en la isla ni entran en las distintas categorías de visitas legales, esos viajes son la única manera de llegar a la isla. El turismo tradicional para ellos está prohibido en Cuba como resultado del embargo económico decretado hace medio siglo y sería necesaria una medida del Congreso para acabar con él.

Habana_Vieja_de_noche

“No podemos ir a la playa y beber mojitos todo el día”, dijo Tony Pandola, quien esta semana llevaba a cabo un viaje de ocho días con la agencia con sede en San Francisco, California, Global Expeditions, en el que se incluye una visita guiada para conocer la arquitectura de La Habana.

Las nuevas reglas del Departamento del Tesoro no han sido divulgadas aún pero un comunicado de la Casa Blanca sugiere que los viajes educativos s Cuba no estarán cubierto por una “licencia general”, esto significa que los operadores de viajes —y tal vez individuos, dependiendo de cómo se escriban las reglas— podrían viajar a Cuba y sólo dar su palabra de que no participarán en actividades de turismo tradicional.

Los viajeros podrían simplemente firmar una forma y abordar un vuelo fletado, lo que haría más fáciles y baratas las visitas a la isla, dijeron expertos.

“Mientras, con integridad, digan que van a tener contacto con el pueblo cubano y conocer Cuba, así como hablar de Estados Unidos, no tienen nada más que hacer, y eso es lo que hacemos”, dijo John McAuliff, director ejecutivo del Fondo para el Desarrollo y la Reconciliación, que en el pasado ha organizado recorridos.

Los cambios traerían cierta flexibilidad a viajes que tienden a ser peculiares y se parecen más a un seminario que a unas vacaciones de sol y arena. Jonathan Anderson, de 33 años, residente en Denver, que viajó con Global Expeditions, pasó el domingo en un recorrido sobre arquitectura, asistió a una exhibición de danza el día anterior y se reunió con un diplomático cubano.

“No es un viaje con demasiadas reglas porque podemos salir y ver cosas pero tenemos que hacerlo de conformidad con las normas”, dijo Anderson, quien hizo un viaje de ocho días de duración junto con sus padres, por el que cada uno pagó unos 6.000 dólares, lo que incluyó el vuelo fletado. “Sin embargo, no nos traen con correa, podemos salir por ahí”.

Ya hay recorridos con diversos objetivos: béisbol, arquitectura, danza, fotografía, observación de aves, cigarros puros, iglesias, visitas a ciudades coloniales y parques escénicos rurales. Los visitantes pueden participar en el Maratón de La Habana o ver un partido de béisbol de los Industriales.

Críticos se quejan de que los viajes ya pueden considerarse turismo con unas cuantas charlas y conferencias sobre política.

Aunque el objetivo primordial de estos viajes es educativo algunos viajeros admiten que el atractivo de Cuba es una mezcla de lo exótico y el deseo de un clima cálido.

“Pensé, está bien, voy a ir a un sitio del que nada conozco, de cuya música sé nada”, dijo Katja Von Tiesenhausen, una doctora de emergencia de Boston quien participar en un viaje que incluía entradas para el festival de Jazz de La Habana.

Decenas de operadores ofrecen viajes “pueblo a pueblo” a precios que van de los 2.000 a los 6.000 dólares. Algunos atienden a grupos en especial como organizaciones legales y académicas y otros son para público en general. La cantidad exacta de personas que los toman es desconocida pero los expertos señalan que la mayoría de los alrededor de 100.000 estadounidenses que no tienen origen cubano y visitan la isla legalmente cada año llegaron por esta vía. Se espera que esa cantidad aumente luego del anuncio del 17 de diciembre sobre la reanudación de relaciones luego de décadas de hostilidad.

“La semana pasada recibí más llamadas y correos electrónicos que nunca antes”, dijo Collin Laverty, presidente de Viajes Educativos a Cuba, que el año pasado llevó a 3.000 personas a la isla.

La flexibilización de las normas sobre el turismo es una apuesta tanto para Estados Unidos como para Cuba.

Obama dijo el miércoles que los viajes “De pueblo a pueblo” eran una forma de “fortalecer al pueblo cubano”. Al mismo tiempo, un aumento del turismo estadounidense podría canalizar el necesario dinero en efectivo a una industria turística gestionada en su mayoría por lo que Obama describió el viernes como “un régimen que reprime a su pueblo”.

Sin embargo, eso no ha evitado que muchos ciudadanos estadounidenses viajen a Cuba a través de terceros países y no lo notifiquen a las autoridades migratorias y aduanales a su regreso a Estados Unidos.

Tom Popper, presidente de la turoperadora Insight Cuba, dijo que cree que muchos de los nuevos viajeros a Cuba emplearán los viajes organizados por la dificultad que puede suponer para una persona el cumplir con los requisitos del Departamento del Tesoro.

Sin embargo, la eliminación del requisito de licencia derribará un significativo obstáculo burocrático, según Popper, cuya última petición tenía más de 700 páginas.

“Esto es una buena noticia para nosotros”, dijo Popper.

(Tomado del elnuevoherald )
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s