España en Cuba: Las virtudes del compromiso constructivo.

Garcia-Margallo-en-La-Habana-320x510

 

El ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo (c-i), acompañado por el historiador de La Habana Eusebio Leal (c-d) hoy, lunes 24 de noviembre de 2014, al inicio de un recorrido por el Centro Histórico de La Habana (Cuba). EFE/Alejandro Ernesto

Por ARTURO LÓPEZ LEVY

La visita a Cuba del canciller José Manuel García-Margalloratifica el enfoque pragmático de la diplomacia española hacia la isla. Lejos quedó la temporada en la que el tema cubano fue balón político para las disputas entre el PSOE y el PP. El presidente Mariano Rajoy ha pensado la política peninsular hacia Cuba como continuidad, desde los intereses estratégicos y económicos de Madrid en Cuba sin abandonar los valores españoles de comunidad cultural y promoción de los derechos humanos. Si eso implicó continuar la estrategia del PSOE hacia la Habana, García -Margallo lo ha hecho sin dramas.

Por su herencia cultural e histórica, no hay país más cercano a la isla que España. Junto a Puerto Rico, Cuba permaneció ligada administrativamente a Madrid hasta 1898, recibiendo más inmigrantes españoles durante las tres primeras décadas del siglo XX que en todo el periodo colonial. Ese periodo post-guerra fría trajo un intenso intercambio económico, cultural, educacional y social en el que diverTras la caída del bloque soviético, Madrid se erigió junto a Canadá en artífice de políticas de compromiso constructivo, acompañando el afianzamiento de los vínculos económicos con diálogos políticos y contactos comprensivos con toda la sociedad cubana.

Dos elementos específicos han propulsado la posición de Madrid en la Habana desde el periodo de la cancillería deMoratinos hasta la fecha: 1) Una activa embajada en la Habana que evalúa realistamente el peso del nacionalismo cubano y el balance de fuerzas en la sociedad civil (No es casual que el primer contacto de García-Margallo con la sociedad cubana fue con la conferencia episcopal, no con la dividida oposición, alineada con el exilio intransigente en el apoyo al embargo estadounidense, rechazado por Madrid). 2) La multiplicación del número de españoles en la isla a raíz de la implementación de la ley de memoria histórica. Ese grupo de cubanos, que algunos cálculos dicen que puede llegar a 400 000 en unos años, además de ser una audiencia política para la diplomacia española, se ha convertido en un puente de contactos con EE.UU, donde puede viajar por terceros países, al gozar de exención de visados.

La cancillería española bajo Moratinos y García-Margallo dio la bienvenida a los procesos de reforma económica y liberalización política iniciados bajo el gobierno de Raúl Castro. Los avances en derechos de propiedad y libertades civiles de religión y viaje estuvieron al centro de las sugerencias que España presentó a Cuba en el dialogo político desde los años 90. Madrid, de conjunto con instituciones centrales de la sociedad civil cubana, como la Iglesia Católica, propuso al gobierno cubano avanzar un aterrizaje suave hacia un nuevo ordenamiento político y económico post-guerra fría.

Esa estrategia diplomática se propone evitar a Cuba los traumas del colapso de la economía de comando, y el control totalitario de los contactos con el mundo exterior. Es lógico que la política española de compromiso constructivo reconozca los cambios favorables que la Habana ha adoptado desde 2009. La inacción en la apertura económica y las limitaciones cubanas a los derechos de viaje fueron razones argumentadas por el gobierno de Aznar para favorecer la posición común europea. Para su credibilidad, una política de acompañamiento crítico requiere avanzar la cooperación cuando Cuba se mueva hacia los estándares propuestos.

España también ha notado la priorización por la cancillería cubana de los temas económicos. Raúl Castro ha buscado una mayor cooperación cuando los intereses de Madrid y la Habana convergen, manejando sin drama las diferencias y potenciales conflictos. La visita del canciller español a Cuba alivia la cancelación del viaje deJaime García-Legaz, secretario de estado para el comercio, a la feria de negocios de la Habana, donde estuvieron presentes más de cincuenta nuevas firmas españolas. La presencia de García-Legaz era esperada con simbolismo pues cuando el Partido Popular estaba en la oposición, fue el secretario general de FAES, fundación del presidente Aznar, principal aliado del exilio cubano intransigente en España. En 2013, el secretario se interesó por las oportunidades para las empresas españolas a raíz de la nueva ley de inversión extranjera y la apertura de la zona especial de Mariel.

En entrevista previa a la gira, García-Margallo subrayó que Cuba respondió positivamente a los pedidos de traslado a España del líder juvenil del PP Ángel Carromero, condenado por homicidio imprudente en el accidente que costó la vida al opositor cubano Oswaldo Paya. Cuba también cooperó con España para destrabar las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio en Bali, Indonesia en 2003 y en el respaldo de varios países latinoamericanos a la candidatura madrileña al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La visita llega a Cuba en la víspera de la cumbre iberoamericana de Veracruz, cuando España y México quieren relanzar la comunidad España- Portugal- América Latina, en crisis tras la bajísima asistencia a la cumbre de Panamá. España entiende la importancia de los cambios ocurridos en la región latinoamericana y la consiguiente incorporación de Cuba en la arquitectura multilateral regional, desde el ALBA hasta la CELAC, presidida por Raúl Castro hasta el próximo año.

Los lazos económicos y el dialogo político entre Cuba y España son un promotor clave para la negociación de un acuerdo de cooperación de la Unión Europea con la isla. Históricamente España ha tenido el rol de país bisagra entre la comunidad europea y la región latinoamericana. Cuba ya fue visitada por los cancilleres británico, francés y holandés, quienes llamaron a agilizar las relaciones regionales con Cuba. A la vez hay diferencias de ordenamiento económico y derechos humanos que requiere resolver como serian manejadas en el dialogo político bilateral. Madrid y la Habana saben que esos temas de valores e ideales no podrán ser evitados si un acuerdo Europa-Cuba va a ser firmado.

España sabe que América Latina irá a la cumbre de las Américas de Abril, con la expectativa de que EE.UU cambie su política de embargo. La política española a ese respecto tiene puntos comunes con la de los países más relevantes de América Latina. Dos áreas donde García Margallo puede aportar al deshielo entre Washington y la Habana es respaldando la salida de Cuba de la lista de países terroristas del Departamento de Estado y una solución humanitaria de los casos del subcontratista Alan Gross, arrestado en Cuba por participar en actividades de cambio de regimen y los tres agentes cubanos del grupo de los cinco, todavía detenidos en cárceles estadounidenses. España reforzaría así el rol de Europa como pivote promotor de una dinámica triangular de distensión con la Habana y Washington, y el prestigio de su política en América Latina

 

Anuncios

2 pensamientos en “España en Cuba: Las virtudes del compromiso constructivo.

  1. Siempre es positiva la colaboración entre países y más cuando Cuba está pendiente de un acuerdo tan importante. Deberíamos de ofrecer la primacía al bienestar de las personas y no a ideologías o sistemas económicos. Nadie puede decidir sobre la soberanía de otro país más que su propia gente, como ha pasado en las zonas donde existen petróleo. Todo sea por la defensa del bienestar del pueblo tanto cubano como español, os invito a pasar por nuestro blog, que intenta plantear nuevos y necesarios debates en España y la política en general:
    http://lagazetaenana.wordpress.com/
    Esperamos vuestros comentarios y felicidades por el trabajo.

    • De acuerdo, la soberanía de los países es para mi algo sagrado. Coincido Alvaro contigo, los pueblos cubanos y españoles están unidos por una historia común, son españoles nuestros abuelos y bisabuelos, nuestra cultura es parte de esa mezcla de negro, blanco, indio etc. Por eso considero en estos momentos de singular importancia trabajar para el bienestar de las personas, más salud, más educación, cuidar el medio ambiente para preservar la especie humana y todo su ecosistema en peligro de extinción. Cuba esta dando pasos concretos con su ley de inversión extranjera, la economía cubana esta llamada a crecer, seguir el desarrollo de la industria turística entre otras. Estaré por su blog, claro que si, gracias por las felicitaciones, esto es parte de nuestra manera de ser y hacer, es parte en realidad de nuestras vidas, siempre con una mirada al futuro, el mismo es hoy posible de que sea mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s