Cartera de Inversión Extranjera: la propuesta de Cuba (+ Documentos)

LA HABANA-PABELLÓN DE CUBA EN FIHAV 2014

LA HABANA. La gran noticia de la Feria Internacional de La Habana 2014 ha sido el lanzamiento de la Cartera de OPORTUNIDADES DE INVERSIÓNExtranjera. Durante el proceso de aprobación de la Ley 118 las autoridades habían anunciado la pertinencia de este documento, explicando que antes podía llegar cualquier socio foráneo a “hacernos un cuento” de lo que quería, sin que hubiera una contrapropuesta definida.

Aquí radica tal vez el principal beneficio de la Carpeta: indicar una postura verdaderamente proactiva de la parte cubana, con claridad respecto hacia dónde dirigir y potenciar las INVERSIONES. “Vamos a tratar de promover la inversión extranjera sobre la base de una amplia y diversa cartera, porque queremos estimular al capital extranjero a INVERTIR EN aquellos proyectos que hemos identificado como necesarios para el desarrollo de nuestra economía”, enfatizó en su presentación de este lunes Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera.

Se trata de 246 propuestas, cuyo valor total se estima sobre los 8 mil 700 millones de dólares. A lo que hay que sumar más de 20 negocios en vías de tramitación, según informaciones extraoficiales. Malmierca aclaró que las iniciativas no son una lista hecha desde el gobierno, sino que fueron presentadas por empresas cubanas, atendiendo a sus prioridades.

Mercedes Pizarro, funcionaria de ICEX Exportaciones e Inversiones, de España, comenta que al fomentar la entrada de capitales extranjeros, es mucho más fácil hacerlo con ideas precisas de lo que se busca. “Uno puede ‘vender’ el marco de actuación, pero luego las empresas lo que quieren también es esto: el proyecto concreto donde ellas vean que pueden colaborar”.

Llama la atención el hecho de que sean solo las entidades estatales quienes proponen, cuando la ley establece que también las cooperativas pueden asociarse con el capital extranjero. No obstante, la ficha de proyectos como el de producción de maní y de cítricos y frutales, dice que contarán con la participación de estas figuras, así como de agricultores individuales.

Ya en marzo pasado, durante los debates en la Asamblea Nacional del Poder Popular, Marino Murillo, entonces vicepresidente del Consejo de Ministros y actual titular de Economía y Planificación, mencionaba que las cooperativas agropecuarias gestionan hoy el 70 porciento de la tierra en el país, de modo que no se pueden desconocer. “Lo que se establece es que siempre tiene que participar el Estado, para evitar la concentración de la propiedad”, señaló.

La Cartera está estructurada en dos secciones: una para las posibilidades en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, y otra para los sectores de energía, azucarero, transporte, construcción; agrícola, forestal y alimentario, salud, industrias, turismo, minería, comercio, e industria farmacéutica y biotecnológica.

FIHAV 2014. Stand de la ZEDM. Foto: Roberto Morejón
FIHAV 2014. Stand de la ZEDM. Foto: Roberto Morejón.

Si bien esta distribución por áreas económicas contribuye a un mejor ordenamiento, habrá que vigilar las sinergias e interconexiones entre los respectivos ministerios y demás instituciones, pues en la práctica estos funcionan muchas veces como compartimentos estancos.

Ello deviene condición fundamental, teniendo en cuenta que con el estímulo a la INVERSIÓN foránea se pretende también crear encadenamientos productivos, a fin de que no exista, por ejemplo, un complejo lácteo sin el desarrollo ganadero que lo sustente. Malmierca anotó que la mayor debilidad de esta primera Cartera quizás sea no fomentar lo suficiente tales relaciones, que deben conducirse más intencionadamente al formular el próximo portafolio.

Luego, los proyectos deberán acompañarse de flexibilidad. Al decir del titular del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión (MINCEX), las iniciativas de esta cartera no niegan la posibilidad de que surjan otras que puedan ajustarse y negociarse. “Es verdad que ustedes saben lo que deben hacer aquí –acota Pizarro-, pero también hay que escuchar a la iniciativa privada cuando viene al país, pues trae ideas a la hora de poder aplicar; el punto es hacer esa combinación viable”.

La Carpeta se actualizará cada año, lo cual supone un continuo proceso de adecuación. “Tenemos que lograr propuestas que realmente hagan atractivo para el inversionista poner su fondo aquí”, afirmó en abril pasado Déborah Rivas, directora de Inversión Extranjera del MINCEX.

Las oportunidades presentadas ahora cuentan en su mayoría con investigaciones de prefactibilidad, que contemplan las potencialidades de mercado, modalidades de inversión, monto aproximado, resultados esperados, contactos y otros contenidos. Aunque este aspecto parecería una condiciónsine qua non, lo cierto es que denota un avance, pues los análisis de este tipo no abundan en el ámbito empresarial cubano, debido a dificultades en el registro y acceso a cifras e informaciones necesarias. Así, tales estudios ofrecen cierta confianza a los socios extranjeros, además de un punto de partida para la ejecución del negocio.

Artemisa, La Habana, Ciego de Ávila, Camagüey, Holguín, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Villa Clara y Matanzas son las provincias donde más se concentran los proyectos presentados, si bien estos abarcan todo el país, incluyendo Isla de la Juventud. El número y las ubicaciones denotan un salto en cuanto a la escueta propuesta que mostraba la Cámara de Comercio a las misiones comerciales que llegaban a la capital.

modalidades de IEPor esta arista emerge la cuestión de los proyectos locales asociados al capital foráneo. En las sesiones de la Asamblea Nacional para discutir el anteproyecto de la Ley de INVERSIÓN Extranjera, un diputado preguntaba si se podría llevar a cabo un emprendimiento con pares internacionales en el entorno de su comunidad, y la respuesta fue positiva. Sin embargo, a primera vista, en la Cartera de Oportunidades predominan los negocios de gran envergadura –en detrimento de otros medianos y pequeños-, tendencia que se manifestaba también con la antigua Ley 77.

La relativa desproporción entre la cantidad de iniciativas por sectores responde a una mezcla de imperativos nacionales, como en el caso del petróleo y la agroalimentaria – con 86 y 32 proyectos, respectivamente-; y competencias adquiridas, por ejemplo en el turismo, que cuenta con 56 propuestas. En cambio, resulta difícil comprender por qué esferas maltrechas como transporte y comercio mayorista presentan tan pocas posibilidades –tres y una, en ese orden.

oportunidades13oportunidades12

Otra ventaja de la Carpeta radica en que los potenciales negocios están precedidos por información sobre las políticas sectoriales aprobadas, el marco legal de la actividad, así como estadísticas de capital humano, estructura productiva, rubros líderes, resultados fundamentales, etc. De alguna manera esto permite disminuir la percepción de una economía cubana poco transparente.

Si la promulgación y puesta en vigor de la Ley 118 fue la señal de arrancada, el lanzamiento de la Cartera de Oportunidades deviene la primera vuelta a la pista; establece un “a partir de ahora”. Tal como ha explicado el economista Omar Everleny, el marco jurídico per se no basta. Es preciso poner a punto todo el ambiente de negocios en el país, que abarca desde el sistema bancario, la aduana y el régimen tributario, hasta las telecomunicaciones, el mercado interno y la actividad inmobiliaria.

En este sentido serán decisivas las acciones de promoción, el “salir a buscar”, mediante la participación en ferias y eventos internacionales, visitas de alto nivel, delegaciones comerciales, y en general la creación de mecanismos y espacios para un mercadeo mucho más agresivo. Y esto tiene que ver tanto con las instituciones especializadas en la materia, como con la propia actitud de las empresas cubanas y las medidas para otorgarles mayores facultades y autonomía.

No en balde el ministro Malmierca subrayaba la importancia de ponerse en contacto con los socios allende los mares. “Los gobiernos podemos hacer mucho para crear un clima favorable, pero al final los negocios los tienen que hacer las empresas”. Meses atrás Rivas afirmó: “el proceso fundamental es la capacitación a nuestros compañeros, a los potenciales INVERSIONISTASnacionales, para que puedan presentarle a los inversionistas extranjeros proyectos factibles y atrayentes”.

Entretanto, quedan en el tintero los equilibrios entre planificación y mercado, sin que ninguno neutralice al otro; la posibilidad de aprovechar desde el punto de vista económico nexos de comunión política –sobre todo en el escenario regional-, reducir la discrecionalidad y centralización de las decisiones, así como desconcentrar el sector externo cubano, en cuanto a países y renglones. Ahora sí, a partir de ahora.

Descargue la Cartera de Oportunidades para la inversión extranjera en Cuba. PDF 26Mb

cubierta_cartera

(Tomado de Progreso Semanal)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s