Cinta cubana ‘Conducta’ abre mini festival de cine en Miami

Coc16 Conducta NEW PPP

ABEL FERNANDEZ

La película cubana Conducta, ampliamente aclamada tanto por el público como por la crítica internacional y seleccionada para representar a Cuba en los premios Oscar y Goya, abre el jueves el Festival de Cine MIFFecito, una mini versión del Festival Internacional de Cine de Miami (MIFF).

El mini festival de solo cuatro días presentará del 16 al 19 de octubre en el Cine Tower del Miami Dade College una serie de estrenos a mitad de temporada como muestra de la próxima edición completa del MIFF.

Conducta, el segundo drama del cineasta Ernesto Daranas (Los Dioses Rotos, 2008) narra la historia de Chala, un niño habanero que vive en un ambiente marginal con una madre alcohólica, y de su maestra y soporte moral, Carmela (Alina Rodríguez), quien está en edad de retirarse y se opone a que Chala, quien tiene graves problemas de disciplina, sea enviado a una escuela de conducta.

La película, que será presentada también el sábado, aborda numerosos problemas sociales de Cuba entre los que se destacan la emigración interna y externa, la pérdida de valores en la sociedad y la frustración de los jóvenes, además de los problemas del sistema educacional y los choques con los valores religiosos, todo esto cuidadosamente envuelto en una historia de amor por los niños, la belleza de la infancia y el papel del educador en la sociedad.

“Todos tenemos algún maestro entrañable, significativo, que deja una marca en nosotros que dura toda la vida. Esa marca para mí tenía un valor especial”, dijo Daranas en entrevista con el Nuevo Herald.Daranas, quien ha vivido toda su vida en La Habana Vieja, dijo que al comparar la infancia de sus hijos, su propia infancia, y la de los niños de ahora, se pregunta cuáles son las cosas que permanecen y cuáles han cambiado.

“Una de las cosas esenciales que me preocupó que se hubiera transformado, porque fue un pilar en mi infancia y creo que también en la de mis hijos, es justamente el tema del educador, el tema del maestro, la importancia que tiene en el entorno marginal la figura de un auténtico educador”, dijo Daranas. El personaje de Carmela proviene de una maestra real de uno de sus hijos.

Según el cineasta, ninguno de los niños que actúa en la película tenía formación artística. “La película fue hecha con niños de la calle, niños provenientes de esa misma realidad que aborda la película”, dijo Daranas.

El casting incluyó a más de 7,000 niños del Cerro, Centro Habana y La Habana Vieja, lugares que según Daranas “uno sabe que tienen determinados problemas sociales”. Este proceso resultó en que muchos de los niños seleccionados trajeran consigo sus verdaderos problemas.

“Con los problemas traían también sus vivencias, sus emociones, su percepción de una realidad que yo no hubiera visto nunca de la misma manera”, dijo Daranas, quien se refirió a ese intercambio con los niños como “clave para la película”.

Según el director, “uno construye el drama de los elementos más significativos de una realidad. En esa síntesis y en esa selección influyeron todas esas miradas, las de los muchachos, las de los niños y mi propia mirada”.

En cuanto al entorno de Conducta, Daranas consideró que lo esencial es preguntarse “¿Qué es lo que hay más allá de la política y de tantos absurdos que han limitado nuestra percepción de lo que es esencial en la vida que son los valores y los sentimientos, la nacionalidad con sus virtudes y sus defectos que se expresan en 14 millones de cubanos?, No en 11 por un lado y 3 que están por el otro, sino en esa visión de Cuba como una nación de 14 millones de personas”.

Sobre los comentarios que ha generado la película por la valentía de su discurso, Daranas dijo que nunca trata de enfocar sus películas en ese aspecto.

“Hablo de cosas que me son inmediatas, que son parte de mi vida, porque son las calles que camino todos los días. La valentía del discurso tendría que empezar por ser una valentía artística, que es la más riesgosa y difícil de asumir. Esto es una película pensada y hecha para los niños y por los niños, que habla y se refiere a la infancia. La valentía y el desafío fue hacer la película con ellos”, dijo el cineasta.

El cineasta se refirió también a la aceptación que espera del público de Miami: “Conducta es una película que habla de sentimientos, que habla de valores humanos y habla de la nacionalidad, y a partir de eso es que se puede determinar su aceptación o no. No es un panfleto político. Es simplemente una parte de lo que estamos viviendo y no puede ni pretende abarcar Cuba toda, ni los problemas de cada cubano, ni lo que cada cubano quiere que se diga. Que cada cual la viva, la reciba y la entienda a su manera. Eso tengo que respetarlo y tenemos que respetarlo siempre”.

Respecto a su selección para ser nominada como mejor película extranjera en los premios Oscar Daranas reconoce que obtener un galardón de ese calibre es muy difícil.

“La película ha tenido suerte, más de la que esperábamos para una película como esta”, dijo el cineasta. “Siempre pensábamos que era una película muy nuestra. Nos ha sorprendido mucho el resultado en festivales, pero también nos ha hecho entender que las problemáticas que aborda la película son universales”.

(Tomado del NuevoHerald)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s