Elecciones con poca asistencia produce ganadores esperados y derrota insospechada en el condado Miami-Dade

elecciones-primarias-florida-central-20140724-771x385

 Por Álvaro Fernández

MIAMI. Yo voto en el colegio electoral 32 en la biblioteca de Miami Beach en la Calle 22. Al llegar, poco antes de las 9 a.m., había dos trabajadores a la puerta que me saludaron. Otros cinco o seis trabajadores de la elección estaban dentro del colegio electoral. Conté como una docena de cabinas desocupadas. Era el único elector cuando llegué. Unos 10 minutos más tarde, cuando me iba, aún era el único elector dentro o fuera del recinto electoral.

La apatía que presenciamos en la elección de hoy es un triste estado de cosas cuando vivimos en una democracia que promociona el voto como su herramienta principal. Comprendí que algunas elecciones pueden parecer menos importantes que otras. Pero a las 10:30 p.m., el Departamento de Elecciones de la Florida reportó una asistencia a las urnas de poco más de 17% con casi 99% de todos los colegios electorales del estado ya contado. Miami-Dade fue aún peor, con aproximadamente 14% de asistentes a las urnas contado el 97% de los colegios.

Así que, como se esperaba, serán Rick Scott y Charlie Crist quiénes determinen el próximo gobernador de la Florida. Ambos ganaron sus respectivas primarias con facilidad.

En la contienda congresional del Distrito 26, Carlos Curbelo se ganó el derecho de enfrentarse en noviembre a Joe García, el demócrata que ocupa el cargo, en unas elecciones que se discuten nacionalmente y que en este momento se considera que puede ganar cualquiera de los dos. Curbelo, un exmiembro de la junta educacional de Miami-Dade, obtuvo 47% de los votos republicanos del distrito, en comparación con el segundo lugar, Ed MacDougall, quien recibió 25%. A David Rivera le fue mal al quedar en cuarto lugar, entre cinco contendientes, con 7,52%.

Una importante contienda, sucia y muy batallada, con poca participación de los electores, fue la bronca hasta el último minuto en la que la recién llegada Daniella Levine Cava derrotó a la comisionada del condado Lynda Bell, ocupante del cargo. A las 11 p.m., Levine Cava, quien se mantuvo al frente desde el inicio de la noche, tenía 8 759 votos contra los 8 097 de Bell. Con más de 80% de los colegios electorales contados y una asistencia tan floja a las urnas, los políticos comenzaron a llegar a la fiesta de la victoria de Levine Cava –una segura señal de triunfo.

Pero al final del día, el mayor ganador en este Día de Elecciones fue la apatía del elector, algo de lo que no debiéramos enorgullecernos.

(Tomado de ProgresoSemanal)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s