El Nuevo Orden Multilateral y la política de Estados Unidos hacia Cuba

6cbbe44dbe34b84e3dc64f8324c2b4b2_XL

Por María Antonia García Alonso

Muchas serían las interpretaciones y puntos de vistas que se  pudieran dar sobre los últimos acontecimientos sucedidos en América Latina ellos son; las visitas a Cuba y a otros países de la región de los presidentes Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China; la VI Cumbre del BRICS (siglas de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y el Foro CELAC–CHINA, ambos eventos celebrados en Brasil. En mi opinión se delinea y ya es un hecho,  un nuevo escenario  multilateral.

Importantes acuerdos fueron suscritos por Rusia y Cuba alrededor de una decena en materia industrial, cultural,  generación de energía entre otros.  De igual manera con China se suscribieron 29 acuerdos de cooperación en el ámbito económico, cultural y educativo. Todos en un contexto de cambios y transformaciones económicas que se producen en Cuba los cuales pudiéramos catalogar de pausadas, cautelosas, lentas pero al mismo tiempo irreversibles en su esencia, por que tendrán que acelerarse en la dinámica de las exigencias sociales.

Las naciones del BRICS abordaron temas de gran interés y relevancia, entre ellos, el acuerdo de creación de nuevo Banco de Desarrollo, cuya sede se ubicará la ciudad China de Shanghái. La India por su parte ocupará la primera presidencia de turno por ser el país que propuso la creación del nuevo banco. El aporte de esta acción está en que el banco representará una alternativa para las necesidades financieras de los países en desarrollo y podrá compensar las deficiencias de créditos que hoy se presentan en las estructuras financieras multinacionales. Se añade el acuerdo de Reserva de Contingencia (CRA, por sus siglas en inglés), que contará con 100.000 millones de dólares y ayudará a que los países eviten situaciones por falta de liquidez. Por lo que el FMI y el Banco Mundial deben replantear sus estrategias. El BRICS ha demostrado el compromiso de apoyo a los países en desarrollo y economías emergentes.

No menos importante ha sido el encuentro CELAC-CHINA, visualizándose el interés de los países de América Latina y el Caribe y China de trabajar en proyectos comunes, de cooperación, comercio e inversiones con relaciones financieras ventajosas para cada país. Existe un gran caudal de recursos naturales y materias primas esenciales para la producción en China y los países de la CELAC. China destinará para estas relaciones económicas 35 000 millones de dólares solo para financiar proyectos económicos. China, la segunda economía a nivel mundial mira hacia  América Latina y el Caribe  con proyección de futuro.

001372a9aeaf114a25b502

Me pregunto entonces,

¿Cuándo el gobierno de Estados Unidos dará un giro en su política hacia Cuba, levantando las sanciones económicas y financieras y el propio bloqueo de más de medio siglo de existencia?

El escenario debe ser otro, los hechos demuestran y avizoran que el futuro debe ser diferente. Por todos son conocidas las voces que recién en Carta Abierta a Obama exigen un cambio de política hacia la isla, las propias declaraciones de Crist en el corazón de la Florida de que es hora de eliminar el bloqueo a Cuba, lo que le dijo Hilary Clinton a Obama también sobre el bloqueo. Las acciones de CAFÉ y su reciente visita a Washington DC. La creación de CubaNow. La visita realizada a Cuba por el presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos a Cuba, por solo citar algunos ejemplos.

La ultraderecha presiona y entorpece. Sin embargo somos más lo que queremos un cambio. La comunidad cubanoamericana aboga por ese cambio y lo exige con toda vehemencia.

Pero el gobierno de Estados Unidos debe ahora replantear su estrategia para con Cuba con acciones reales y objetivas, es necesario convivir con las diferencias, Cuba por su parte será entonces próspera, verdaderamente democrática y plural, y al mismo tiempo soberana.

Mantengo la hipótesis de que el paso inicial y decisivo para un eventual acercamiento entre ambos países, es que Cuba deje de estar en la lista de países patrocinadores del terrorismo. Ello propicia a la línea dura del Congreso de Estados Unidos y a los sectores políticos más conservadores frenar cualquier iniciativa de cambio o abordaje constructivo de las relaciones Cuba vs EE.UU.

Para la administración de Obama que ya se acerca en dos años a su fin, esto es negativo en materia de política exterior. Las relaciones con América Latina y su agenda se ven afectadas. Aislar a Cuba hoy no tiene sentido, las realidades continentales y el nuevo orden multilateral así lo demuestran y es bueno que Estados Unidos considere altamente la próxima Cumbre de las Américas en el 2015, donde América Latina en su mayoría ha planteado que no asistirá si Cuba es excluida nuevamente.

Los próximos pasos que Estados Unidos de, serán  decisivos para sus relaciones con América Latina y el Caribe y con sus propios aliados que han sido perjudicados por la extraterritorialidad de las sanciones impuestas, recién el Banco Francés BNP Paribas. La propia Unión Europea ha decidido iniciar un diálogo político y de cooperación comercial con Cuba. Estas son realidades, no utopías.

En la actualidad se perjudican los intereses económicos de los ciudadanos norteamericanos, ahora no podrán aprovechar los beneficios del Mariel con la Ley de Inversión Extranjera, lo cual podría  representar una entrada comercial importante no solo a los norteamericanos, a Cuba, sino al resto de América Latina. No pueden los empresarios estadounidenses negociar con toda libertad en Cuba, ni operar en la Zona de Desarrollo Especial del Mariel. Pierden por consiguiente ganancias múltiples. Me inclino a pensar que las operaciones norteamericanas con el Mariel generarían puestos de trabajo indirectos en el Sur de EE.UU, en la Florida.

Hoy se abre un intercambio comercial de Cuba con China, Rusia y la plataforma económica y financiera de ambas potencias y el resto del BRICS, la CELAC y China, al mismo tiempo todo en su conjunto representan facturas millonarias bien tangibles sin contar las inversiones de otros países en Cuba que ya comienzan a materializarse, pero Estados Unidos está fuera, se queda atrás.

Estados Unidos debe ser un mercado natural para Cuba y viceversa, la posición geográfica es ideal para ello. El camino existe, hay que iniciar los pasos y transitar por él. Ya un nuevo orden emerge robusto, con objetivos bien definidos y factibles de cumplir.  El Tiempo apremia.

 

 

 

Un pensamiento en “El Nuevo Orden Multilateral y la política de Estados Unidos hacia Cuba

  1. En la actualidad se perjudican los intereses económicos de los ciudadanos norteamericanos, ahora no podrán aprovechar los beneficios del Mariel con la Ley de Inversión Extranjera, lo cual podría representar una entrada comercial importante no solo a los norteamericanos, a Cuba, sino al resto de América Latina. No pueden los empresarios estadounidenses negociar con toda libertad en Cuba, ni operar en la Zona de Desarrollo Especial del Mariel. Pierden por consiguiente ganancias múltiples. Me inclino a pensar que las operaciones norteamericanas con el Mariel generarían puestos de trabajo indirectos en el Sur de EE.UU, en la Florida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s