Presidente Ejecutivo de Google se refiere a su estancia en Cuba

Directivo-de-Google-en-La-Guarida-755x490

 

Por Redacción Oncuba

El Presidente Ejecutivo de Google, Eric Schmidt, comentó acerca de su reciente visita a La Habana en su perfil público en la red social Google Plus. Medios internacionales reseñaron este fin de semana el paso del directivo por la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), acompañado de Jared Cohen, Brett Perlmutter y Dan Keyserling, también funcionarios de la empresa, con el objetivo de “promover una Internet libre y abierta”, según sus propias declaraciones.

Schmidt había manifestado desde el año 2013 su interés en viajar a Cuba en una entrevista con el diario The Wall Street Journal. La nación caribeña estaba “en el tope de la lista” de países que el directivo pretendía visitar: “Vamos a ir a Cuba, espero que pueda ser”, dijo entonces a la periodista Deborah Kan.

Las relaciones de la empresa con Cuba han estado mediadas por los bloqueos de servicios de Google a los usuarios del país. Prestaciones como Google Earth, Google Destktop Search, Google Toolbar, Google Analytics y Google Code Search han sido inhabilitadas para la Isla en el marco de la política de bloqueo del gobierno estadounidense.

Los representantes de la compañía viajaron con un visado de negocios, controlado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), del Departamento del Tesoro. Se trata, explica Schmidt, de una licencia que no permite “hacer nada más que reuniones de negocios” y la habitación del hotel debe costar menos de 100 dólares.

“El embargo, ahora codificado en la Ley Helms Burton de 1996, define todo para los EE.UU. y Cuba (los cubanos llaman a este ‘bloqueo’ y una pancarta lo describió como genocidio). El gobierno de EE.UU. clasifica a Cuba como un ‘estado patrocinador del terrorismo’ en la misma clase que Corea del Norte, Siria, Irán y el Sudán del Norte”, agrega.

“Estas políticas desafían el sentido común: hay docenas de países a quienes llamamos nuestros aliados y a los cuales viajamos libremente que representan amenazas y preocupaciones mucho peores a los EE.UU. que Cuba desde hace más de una década”, afirma el directivo.

Eric Schmidt también hace referencia a las transformaciones económicas que tienen lugar en Cuba, asociadas al trabajo por cuenta propia y la compra-venta de autos y viviendas; y destaca “la atención universal de salud gratuita para todos los ciudadanos” y la “mayoría de mujeres en el poder ejecutivo y a nivel empresarial en el país”.

El Presidente Ejecutivo de Google valora en sus comentarios las dificultades de la Isla en cuanto a la infraestructura tecnológica. “Si Cuba se encuentra atrapada en la década de 1950, la Internet en Cuba está atrapada en la de 1990”, expresa, al tiempo que reseña datos vinculados al acceso de los cubanos a las líneas telefónicas terrestres, la telefonía celular, el acceso a la Red de redes y al predominio de los componentes chinos en las instalaciones de la Isla.

El directivo alude igualmente a las redes informales de wifi-routers que configuran grupos de jóvenes en Cuba para el intercambio de archivos y mensajes de difícil acceso.

“El ‘bloqueo’ no tiene ningún sentido para los intereses estadounidenses”, reitera Schmidt. “Si lo que desea es que el país se modernice la mejor manera de hacer esto es empoderar a los ciudadanos con los teléfonos inteligentes (no hay casi ninguno en la actualidad) y fomentar la libertad de expresión y poner las herramientas de información en las manos de los cubanos directamente”.

“Cuba tendrá que abrir su economía, política y los negocios, y los EE.UU. tendrán que superar nuestra historia y levantar el embargo”, concluye.

 

A continuación OnCuba reproduce la traducción al español los comentarios del Presidente Ejecutivo de Google, Eric Schmidt, acerca de su viaje a Cuba:

Atrapada en su historia, la hermosa Habana nos recuerda el esplendor marchito de Argentina y una película de Dick Tracy con sus automóviles. Con el objetivo de promover una Internet libre y abierta, Jared Cohen y yo y otras dos personas viajamos a La Habana con un visado de negocios (más adelante hablaré sobre esto.)

Al aterrizar en el aeropuerto de La Habana, el primer avión que vimos fue uno de Angola Airlines. El pueblo cubano, moderno y muy bien educado define esta experiencia con una calidez que sólo las culturas latinas expresan: tremenda música, comida y entretenimiento (la mayoría de los cuales no pudimos probar, más sobre esa visa en un minuto.) Dirigidos por el hermano menor de Fidel Castro, Raúl, muchos pequeños pasos liberalizadores en los últimos años han sido el resultado de las difíciles condiciones económicas que Cuba vive.

En la actualidad hay 187 profesiones donde se permite el trabajo privado (de lo contrario no se permite), y los coches y los apartamentos ya pueden ser vendidos y comprados, pero con restricciones.

Los dos mayores éxitos de la Revolución, como ellos la llaman, es la atención universal de salud gratuita para todos los ciudadanos, con muy buenos médicos, y la clara mayoría de mujeres en el poder ejecutivo y a nivel empresarial en el país. Casi todos los líderes que nos reunimos eran mujeres, y una bromeó con nosotros que la Revolución les prometió igualdad, pero que a los hombres machistas no les gustó eso, pero que ” se acostumbraron “, nos dijo con una amplia sonrisa.

La parte menos exitosa de la Revolución ha sido el desarrollo económico (como es lógico) y nos pareció que una baja en el turismo y cuestiones agrícolas recientes han empeorado las cosas en Cuba. El tema más recurrente de conversación en el país es la constante especulación de lo que el gobierno va a hacer a continuación y cuál va a ser el curso y el camino de la liberalización. Nos dijeron que hay una lucha entre los líderes más liberales y conservadores bajo Castro, y alguien nos dijo que el ejército estaba teniendo mayor participación en el desarrollo económico. Varias personas nos dijeron que el modelo final de Cuba sería más como el de China o Vietnam que el de Venezuela o México.

El embargo, ahora codificado en la Ley Helms Burton de 1996, define todo para los EE.UU. y Cuba (los cubanos llaman a este “bloqueo” y una pancarta lo describió como genocidio). El gobierno de EE.UU. clasifica a Cuba como un “estado patrocinador del terrorismo” en la misma clase que Corea del Norte, Siria, Irán y el Sudán del Norte. Viajar a Cuba es controlado por una oficina de EE.UU. llamada OFAC y bajo nuestra licencia no se nos permitía hacer nada más que reuniones de negocios donde nuestra habitación del hotel tenía que costar menos de $ 100 la noche y el total de gastos de viáticos $ 188.00. No es de extrañar que haya muchas habitaciones de hotel en La Habana a 99 dólares.

Estas políticas desafían el sentido común: hay docenas de países a quienes llamamos nuestros aliados y los cuales viajamos libremente que representan amenazas y preocupaciones mucho peores a los EE.UU. que Cuba desde hace más de una década. Los cubanos creen que esto es en gran medida una cuestión de política interna de la Florida, y que la juventud cubano-americana apoya la normalización de las relaciones junto con la comunidad de negocios de EE.UU.

Si Cuba se encuentra atrapada en la década de 1950, la Internet en Cuba está atrapada en la de 1990. Cerca de 20-25% de los cubanos cuenta con líneas telefónicas, pero las líneas terrestres son en su mayoría subvencionadas, y la infraestructura de telefonía celular es muy débil.

Aproximadamente el 3-4% de los cubanos tienen acceso a Internet en los cibercafés y en ciertas universidades. La Internet está fuertemente censurada y la infraestructura, la cual recorrimos, está hecha con componentes chinos. El “bloqueo” no tiene ningún sentido para los intereses estadounidenses: si lo que desea es que el país se modernice la mejor manera de hacer esto es empoderar a los ciudadanos con los teléfonos inteligentes (no hay casi ninguno en la actualidad) y fomentar la libertad de expresión y poner las herramientas de información en las manos de los cubanos directamente. El resultado del “bloqueo” es que la infraestructura asiática será mucho más difícil de desplazar. La comunidad técnica utiliza versiones sin licencia de Windows (los EE.UU. no les permite comprar las licencias) y GNU Debian Linux sobre hardware de Asia y el uso de Firefox. Una pequeña comunidad técnica existe alrededor de Android y esperamos que se extienda en el futuro. Dado que las empresas estadounidenses no pueden operar en Cuba, su Internet está más determinada por los intereses cubanos que por plataformas globales y abiertas.

Nos enteramos de que la juventud cubana está montando redes informales de wifi-routers y miles se conectan a estas redes de intercambio de archivos y mensajes privados. Memorias USB forman una especie de “sneakernet”, donde la gente comparte entre sí información difícil de conseguir y mantienen a todos sin ningún tipo de acceso real a Internet al día.

Las restricciones a la información tienen aún menos sentido cuando te das cuenta de que Cuba importa una gran cantidad de alimentos de los EE.UU. como una forma de comercio compasivo. Las importaciones de alimentos a Cuba son importantes, pero también lo es la importación de herramientas de Cuba para el desarrollo de una economía del conocimiento.

Cuando usted camina por La Habana Vieja, ve fachadas bellamente restauradas que evocan el papel central de La Habana y los años 1940 y 1950. Los coches americanos de colores brillantes de la década de 1950, convertidos a diesel y reparados por los mecánicos cubanos, te dan una idea de lo que Cuba debe haber sido antes de la revolución. Caminando sus calles es posible imaginar una nueva Cuba, tal vez una líder de la educación, la cultura y los negocios de América Latina. Cuba tendrá que abrir su economía, política y los negocios, y los EE.UU. tendrán que superar nuestra historia y levantar el embargo.

Ambos países tienen que hacer algo que es difícil de hacer políticamente, pero valdrá la pena.

Foto: Eric Schmidt, Presidente Ejecutivo de Google, en el restaurante habanero La Guarida / Tomado de la página de Facebook del restaurante.

Anuncios

Un pensamiento en “Presidente Ejecutivo de Google se refiere a su estancia en Cuba

  1. Pingback: En camino a 100 años |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s