Estrella de la TV norteamericana participa en restauración de Museo Hemingway en Cuba

Bob-Vila-en-Home-Again

Por Andrew Cotto, de Men’s Journal

Bob Vila es un icono de la televisión estadounidense. Durante casi 30 años fue anfitrión de programas –This Old House, Home Again, Restore America- que ayudaban a la audiencia a restaurar sus casas, convirtió esta tarea en un pasatiempo nacional, e hizo de la industria artesanal un gran negocio. Lo que mucha gente no sabe es la forma en que ha aprovechado sus conocimientos para la preservación de la arquitectura. Vila ha trabajado con las organizaciones Peace Corps y Habitat for Humanity, pero su proyecto actual lo lleva a colaborar con el gobierno cubano para preservar el patrimonio de Ernest Hemingway.

Vila se ha involucrado profundamente en la restauración de la Finca Vigía, la casa ricamente decorada en Cuba que Ernest Hemingway compró a principios de los años cuarenta, después de casarse con Martha Gellhorn, su tercera esposa. Allí Hemingway terminó Por quién doblan las campanas y escribió El viejo y el mar, y la finca fue convertida en Museo tras el suicidio del escritor. Trabajar en la casa y sus alrededores ha dado a Vila la oportunidad para pasar tiempo en la isla, estar en contacto con sus raíces cubanas, y volver a descubrir algunos de los tesoros olvidados de Papa.

¿Cómo te involucraste en el esfuerzo de restaurar la Finca Vigía?
Me involucré con la Fundación Finca Vigía hace unos ocho años después de haber tenido una larga conversación con una buena amiga en Cambridge que, como yo, se desconectó de sus raíces cubanas durante décadas. La última vez que visité la isla fue en 1958 cuando tenía 12 años de edad. Ella me explicó el impacto que tuvo su primera visita a esta casa y por qué se había enamorado del lugar, la gente y la cultura. Me invitaron a formar parte de este proyecto y así se produjo mi primer viaje a Cuba como un experto en construcción.

¿Cuál ha sido su papel en el proyecto?
En particular, debía consultar al equipo cubano en la Finca Vigía para determinar el grado en que la invasión de termitas ha afectado a la casa de huéspedes. Mi papel en el proyecto terminó rápidamente en una amistad con el personal que ha generado confianza y hace que nuestra relación sea exitosa. Somos el único grupo cultural de EEUU con un acuerdo formal con el Ministerio de Cultura de Cuba y con su Instituto para la Protección del Patrimonio Cultural.

Nuestra fundadora, Jenny Phillips, inicialmente visitó el sitio para averiguar si la correspondencia de su abuelo con Ernest Hemingway todavía existía. Max Perkins era el editor de Scribner que trabajó estrechamente con EH, y era el abuelo de Jenny. Ella y el resto del equipo han construido esta relación de confianza con el paso de los años y, nuestro logro más importante es haber ayudado a la seguridad de la casa y de las colecciones.

¿Cómo interviene usted en el proceso de restauración?
La casa de huéspedes que examiné en mi primera visita fue construida por Hemingway para que sus hijos pudieran visitarlo y que no estuvieran bajo el mismo techo. También sirvió como garaje para su convertible Chrysler. Ese coche se perdió durante décadas, pero reapareció en los últimos dos años y está siendo restaurado. La casa de huéspedes era un desastre y todavía se utiliza como oficinas del personal. Cuando los cubanos me dejaron entrar allí me sentí un poco como Lord Carnarvon en la apertura de la tumba del faraón Tutankhamen. En la penumbra había filas de trofeos africanos, pilas de cajas y equipaje y en un stand en una esquina estaba la máquina de escribir de Papa.

La pensión sigue siendo un caos, pero los planes están en marcha para conseguir una réplica exacta, junto con una nueva construcción para un laboratorio de conservación y oficinas para el personal. La piscina y la cabaña también serán restauradas.

¿Hay conciencia general del valor de Finca Vigía en Cuba ?
Finca Vigía es única y sigue siendo el mayor atractivo cultural para los visitantes internacionales a Cuba.

¿Va a seguir participando en Finca Vigía, una vez completada la restauración?
Tengo la intención de seguir participando en el proyecto porque me da una razón para seguir trabajando con los cubanos. Mi último pariente que aún vivía en La Habana murió el año pasado, pero debido a este proyecto siento que todavía tengo familia allí.

Yo estoy mucho más conectado con mi herencia cubana de lo que pensé. La música y la comida siempre han estado conmigo, pero llegar a conocer las calles de La Habana y los paisajes del interior son de gran valor para mí. He estado allí muchas veces y he traído a mi esposa e hijas y tengo la esperanza de traer a mi hijo y a su joven familia a visitar este lugar, pronto.

¿Es usted optimista sobre las relaciones cubano-estadounidenses ?
El intercambio cultural pueblo a pueblo es más fuerte que nunca y, a pesar de que tenemos un largo camino por recorrer, ya sé que con el tiempo el bloqueo va a morir de atrofia.

¿Hay algún buen show televisivo hoy que usted considere interesante?
Castillo de naipes (House of Cards) es el único programa que estoy viendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s