Hillary, Crist: Eliminen el embargo

MIAMI – ¿Son buenas o malas noticias, para los que desean un cambio de política, los últimos hechos en el largo debate acerca del interminable embargo norteamericano contra Cuba?

La respuesta está en los ojos del que mira. Pero, sin duda, el cambio más significativo, un cambio que ha sido en gran medida ignorado o minimizado por los medios, es que por primera vez dos de los principales candidatos que están –o pronto estarán– en la boleta en la Florida están pidiendo el fin del embargo.

Eso es una noticia. Durante décadas, en privado, los políticos que aspiraban a un cargo a nivel nacional tenían una respuesta de una palabra a la pregunta de por qué favorecían una política fracasada, cruel e impopular: la Florida.

Ahora Charlie Crist, el candidato demócrata a gobernador del mismo estado que puso el temor de Dios en el corazón de tantos políticos, dice que está a favor de terminar con el embargo. Y eso no es todo. El exgobernador ha anunciado su deseo de…¡viajar a Cuba!

Si este fuera un incidente aislado, uno pudiera sentirse tentado a considerarlo sencillamente como un reflejo de las extravagancias de Crist. Pero está el hecho adicional de que Hillary Clinton, la ex Secretaria de Estado, escribió en su nuevo libro Hard Choices (Decisiones difíciles) que la política de EE.UU. hacia Cuba es un fracaso y que ella intentó sin éxito de convencer al presidente Obama de que tratara de eliminarlo. Esa es realmente una noticia significativa.

Clinton, quien nunca ha sido acusada de otra cosa que de ser una política muy concentrada y práctica, casi seguro se postulará para la presidencia en 2016. La Florida, como todo el mundo sabe, es un estado extremadamente importante en cualquier elección para la Casa Blanca. ¿Por qué Clinton se va arriesgar a ofrecer ahora esta opinión no solicitada?

Al parecer, a juzgar por las valientes acciones sin precedentes por parte de Crist y de Clinton, que el “coco” de la Florida (léase los votos y el dinero cubanoamericano) ha perdido al menos algo de su capacidad para inculcar lo que mi viejo y querido amigo Bernardo Benes llamó una vez de manera memorable “el miedo insuperable”.

Si uno lee muy cuidadosamente el titular y las entrelíneas del artículo de primera plana de The Miami Herald el domingo, titulado “Encuesta del Herald: Cuba, Electores Cubanos le Pesan a Crist”, uno pudiera captar algo de lo que está sucediendo.

El titular se basa principalmente en el hecho de que en general los electores hispanos de Miami-Dade favorecen a Scott contra Crist 50-31 por ciento, y en el caso de los electores cubanoamericanos, 58-30 por ciento. ¿Hay algo nuevo o sorprendente en esto?

Una mayoría sólida de cubanoamericanos ha votado durante décadas por los republicanos en todos los niveles, del presidente hacia abajo, incluso contra los demócratas que han apoyado fervientemente el embargo. La preferencia por los republicanos se ha arraigado relativamente en la cultura política cubanoamericana. Por ejemplo, un elector dijo que él creía que el embargo es “una pérdida de tiempo”, pero que de todas maneras votará por Scott. Una electora no sabía cuál candidato era el republicano y cuál el demócrata. Cuando se le dijo que Crist es el demócrata, ella dijo que “no votaría por ese”.

Una serie de “encuestas sobre Cuba” a través de los años ha arrojado que los cubanoamericanos inscriptos para votar están a favor del embargo. Esto no es sorprendente, dado que es probable que los electores inscritos hayan llegado hace décadas y, como muestran las encuestas del Herald y de la FIU, esos son los cubanoamericanos de la línea más dura.

Otro factor que debiera señalarse es que los electores hispanos en Miami-Dade están muy mal representados en cuanto a los hispanos de todo el estado. No es solo el hecho de que nada más aquí los cubanoamericanos representan la mayoría de los electores hispanos. Es también que entre los recién llegados no cubanos se incluyen muchos conservadores, incluyendo nicaragüenses, venezolanos y latinoamericanos ricos de otros países con regímenes de tendencia de izquierda.

A veces, el texto del artículo parece contradecir el espíritu del titular. Por ejemplo, esta declaración: “Los electores tienen opiniones divididas ahora sobre si de debe mantener el embargo de cinco décadas, posición cada vez más extendida en un país que una vez fue el baluarte del sentimiento de línea dura”. Quizás Crist y Clinton sienten de dónde está soplando el viento.

Hay amplia evidencia de esta percepción en la encuesta. El crecimiento de la población cubanoamericana proviene de esos sectores menos inclinados a apoyar el embargo. Cada vez más el electorado cubanoamericano estará dominado por cubanos nacidos en EE.UU. Ellos se oponen al embargo en una proporción de 54 a 43 por ciento. Cubanos recién llegados, muchos de los cuales son jóvenes y aún no son ciudadanos con derecho al voto, pero que cada vez más alcanzarán la ciudadanía, también se oponen al embargo.

A nivel estatal, los hispanos están creciendo rápidamente, pero la mayor parte del crecimiento es de hispanos no cubanos, la mayoría de los cuales son demócratas. Para los de línea dura, ya se ve la escritura en la pared.

Un último aspecto. El artículo del Herald el domingo termina con una cita de Fernand Amandi, el codirector de la firma que realizó la encuesta y que refleja el cinismo que ha caracterizado la posición de muchos políticos norteamericanos en cuando a la política hacia Cuba. En referencia a los planes de Crist para viajar a Cuba, Amandi llega a la siguiente conclusión: “No lo ayudó de ninguna manera y pone en riesgo parte del voto cubano que él pudiera ganar… Crist no se ayudó a sí mismo. Las cifras lo demuestran”.

¿Creer que en el caso de Cuba un político pudiera seguir los dictados de su conciencia en vez de la de las cifras? Eso es demasiado extraño hasta para considerarlo.

(Tomado de Progresosemanal)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s