Descifrando el diplo-lenguaje acerca de Cuba

 Artículo de Richard E. Feinberg

isA menudo los diplomáticos hablan con ambigüedad intencional para complacer a múltiples audiencias y para no revelar de manera prematura sus intenciones. Pero un cuidadoso análisis sintáctico del diplo-lenguaje puede ofrecer valiosas pistas para anticipar futuras medidas políticas.En lo que se presentó como una importante declaración acerca de la política norteamericana hacia Latinoamérica, a principios de esta semana el secretario de Estado John Kerry incluyó cuatro sustanciales párrafos acerca de Cuba –que fueron mayoritariamente mal interpretados por los medios norteamericanos.

Unos días antes en Miami, en lo que según fuentes de la administración fueron comentarios improvisados en un acto de recaudación de fondos, el presidente Barack Obama dio a entender que él estaba considerando revisar las políticas hacia Cuba. “Tenemos que ser creativos y tenemos que ser reflexivos, y tenemos que continuar actualizando nuestras políticas”, dijo.

John Kerry agregó enjundia a esos comentarios al detallar las reformas en curso en Cuba –las reformas que supuestamente provocaron que el presidente quiera “actualizar” las políticas norteamericanas.

Primero, Kerry explicó el tono mejorado, más pragmático de las relaciones EE.UU.-Cuba: “Nuestros gobiernos están encontrando alguna cooperación en intereses comunes en este momento. Cada año, cientos de miles de norteamericanos visitan La Habana, y cientos de millones de dólares en comercio y remesas fluyen desde Estados Unidos hacia Cuba. Estamos comprometidos con este intercambio humano…”

Luego Kerry lanzó este bouquet al gobierno cubano: “…también nos complacen algunos de los cambios que están teniendo lugar en Cuba que permiten viajar libremente a más cubanos y trabajar por su cuenta”.

Con razón, la administración cree que puede adjudicarse algún crédito por algunos de los cambios positivos en curso en Cuba –en especial el significativo crecimiento del sector privado y la clase media aliada. Como resultado de anteriores decisiones de la administración para distender selectivamente las sanciones económicas de EE.UU. contra Cuba, los dólares de los visitantes norteamericanos y las remesas por parte de los cubanoamericanos están avivando la emergencia de empresarios en la Isla.

Kerry prosiguió criticando la naturaleza no democrática del régimen de Castro –no es  noticia, sin embargo, fue el empuje de gran parte de la cobertura de los medios acerca del discurso. Frases que sin duda tenían la intención de agradar a los cubanoamericanos anticastristas en el Sur de la Florida y a sus aliados en el Capitolio. Lo que los medios no apreciaron fue la cuidadosa selección de palabras por parte de Kerry.

El secretario de Estado calificó al gobierno cubano de “autoritario”, un término mucho más suave que los tradicionales de “totalitario”  o “comunista”. “Autoritario” pone a Cuba a la par de, digamos, la Rusia de Vladimir Putin o la Venezuela de Nicolás Maduro y Hugo Chávez –regímenes que definitivamente no nos agradan, pero con los cuales hacemos negocios todos los días.

Luego Kerry hizo un llamado al gobierno cubano para que “adopte un programa más amplio de reforma política. Y si no hay más cambios, está claro que el siglo 21 continuará, desafortunadamente, dejando atrás a los cubanos”.

Pero a diferencia de la legislación del embargo, el secretario de Estado no pidió la inmediata renuncia del presidente Raúl Castro. En su lugar, “debieran haber más cambios”. Kerry parecía estar sugiriendo que EE.UU. aceptaría –quizás incluso preferiría– una transición más gradual en vez de una súbita agitación.

Para Estados Unidos, el cambio gradual en Cuba implica menos riesgos. Una súbita transformación del régimen pudiera tener un atractivo superficial, pero pudiera implicar estabilidad política y violencia impredecible, la desorganización social abriendo espacios para las organizaciones internacionales del crimen, e incluso una presión irresistible para que desde el exterior se aplastaran los conflictos sociales y se impidiera un éxodo masivo de refugiados. El colapso no dirigido del régimen podría convertirse en un monumental dolor de cabeza para Washington.

Muchos en la administración comprenden que la mejor estrategia para promover la gradual liberalización política en Cuba es ayudar a construir un sector privado independiente y una clase media moderna que aspire a una mayor autonomía individual, oportunidad económica y prosperidad material –quienes buscarán tener una Cuba que sea más “normal”, más parecida a otras sociedades de la cuenca caribeña, donde los individuos tienen acceso a los patrones de consumo de la clase media y pueden desarrollar su talento y su carrera independientemente del control estatal.

Ni Obama ni Kerry nos han dicho qué nuevas iniciativas pueden estar contemplando, mientras buscan construir sobre la base de sus éxitos iniciales en haber incitado a Cuba hacia una diplomacia más pragmática y más reformas económicas de mayor visión de futuro. Pero debiéramos leer en su diplo-lenguaje que están dando señales de nuevos enfoques: retórica y políticas que reconocen que Cuba está cambiando ante nuestros ojos, que favorecen una discusión selectiva acerca de sanciones totales, y que aprecian que el cambio económico gradual en Cuba de hoy es un camino más realista hacia la evolución política de mañana.

Richard E. Feinberg es profesor en la Universidad de California en San Diego y sirvió como experto en Latinoamérica en el Concejo de Seguridad Nacional del presidente Bill Clinton. Su obra publicada más reciente es ¿Aterrizaje suave en Cuba?: Los empresarios emergentes y las clases medias.

(Tomado de The Miami Herald) y publicado por Progreso Semanal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s