¿A dónde quieren llegar?

Por María Antonia García Alonso

120738No me sorprende ver los artículos que publica el Nuevo Herald sobre el incremento del número de cubanos  que arriban a los Estados Unidos, sobre todo, porque estamos hablando de un fenómeno migratorio que para aquel que haya leído un poco sobre estos temas, no se trata de nada nuevo. La emigración de cubanos hacia Estados Unidos, temporal y permanente, sin ser estimulada, se consideró que era relativamente alta antes de 1959, por la proximidad geográfica, lo cual influye en que sea Estados Unidos el principal país de destino, así como en la cantidad de cubanos que emigran hacia el mismo.
A lo largo de la historia, esto ha provocado el fortalecimiento de los lazos entre los cubanos, dado por la reunificación familiar y los vínculos existentes entre amigos y familiares, de ambos lados del estrecho de la Florida.
La diferencia está, en que para ese momento Cuba estaba sujeta a las mismas restricciones migratorias que los restantes países del área, igualmente emisores de inmigrantes. Situación que cambió, después de 1959, por razones políticas, lo cual se acentúa con la aprobación de la Ley de Ajuste Cubano. De haberse mantenido esta situación, los cubanos hoy estarían exigiendo, y a la expectativa de la nueva Reforma Migratoria de los Estados Unidos, como el resto de los hispanos.
Sabemos que los colaboradores del Herald conocen estos detalles, entonces, vale preguntarse: ¿Cuál es la intención de sus publicaciones?, ¿Reaccionar ante el proceso natural generado por las flexibilizaciones de la política migratoria cubana? O acaso temen, que se desmorone la justificación de una agresión a Cuba, como respuesta a un éxodo masivo de cubanos, dado que ahora ellos buscan otras vías y países destino.
Su intención también puede estar en llevarnos a formular las siguientes interrogantes: ¿Se mantendrá la Ley de Ajuste Cubano? ¿Recibirán los inmigrantes latinos los mismos beneficios que los cubanos? Por supuesto, esto último no creemos que sucederá, ni por razones humanitarias, ni políticas, ni económicas. Ya estamos viendo que serán beneficiados aquellos sectores que más puedan aportar a corto o largo plazo a la economía norteamericana.
Por otra parte sabemos que están evaluando los costos que significan para la economía de Estados Unidos, los beneficios otorgados a los cubanos donde solamente en el 2008, cuando comenzaban los embates de la recesión económica ese país invirtió, según el ICAAS, un total de 327 030 000 dólares en gastos públicos, solamente en la cifra total de emigrantes cubanos que arribaron ese año al país. Imaginemos cuánto será la cifra actual.
Estamos claros que esta es la razón de mayor peso. No es humanitaria. Mucho menos reconocerán que Miami ha cambiado, que los cubanos no son como quieren hacerlos ver: refugiados o perseguidos políticos. Las razones para salir de su país de origen, como la de tantos otros latinos, son económicas y en busca del llamado “sueño americano, en la tierra prometida”. Los cubanos, además, tienen y mantendrán las relaciones con sus familiares, pese a cualquier medida que adopte la administración norteamericana, la historia así lo demuestra.
Tampoco debemos pecar de ingenuos. Detrás de esto se mueven los intereses políticos. Si retomamos la propuesta de Joe García, recordaremos la estrategia de los republicanos de modificar la Ley de Ajuste para ganar tiempo y espacio, ante los cambios sociodemográficos de la Florida y el voto cada vez creciente por los democrátas.
Entonces, ¿a dónde quieren llegar?  Sigamos reflexionando…

2 pensamientos en “¿A dónde quieren llegar?

  1. me gusta tu perspectiva, pero crees que esta gente entenderán esto, ellos nos pasan por arriba a los cubanos y muchos en su afan de hacer dinero ignoran lo que estos congresistas que se llaman «defensores de nuestros intereses» hacen o deshacen con nosotros, luego se quejan de cuba

    • Dayli,

      Yo creo que en algún momento de la historia terminarán por entender estas cosas. El afán de hacer dinero siempre ha sido una constante, hacen de todo esto un negocio disfrazado de una política que a su vez es sucia e hipócrita que se va desenmascarando poco a poco con relación a Cuba. EE.UU tiene alrededor de más diez millones de indocumentados casi once si no me equivoco, por lo que están llamados a realizar un verdadera reforma migratoria, les urge y se les exige por toda la comunidad hispana. Sin analizar estas cosas con la objetividad que se requiere continúan por ejemplo con la Ley de Ajuste Cubano que tu sabes lo que ha significado y significa para Cuba: El estímulo a una emigración ilegal, y la pérdida de vidas humanas en ese estrecho de la Florida.
      Seguimos en contacto Dayli.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s