Cuba – Cinco años decisivos (#Cuba)

Por Leonardo Padura

leonardo-padura-cuba-casa-americas-foto-tony-hernandezLeonardo Padura es un escritor cubano, periodista y ganador del Premio de Literatura Nacional 2012, cuyas novelas han sido traducidas a más de 15 idiomas. En esta columna, Padura escribe que Cuba está entrando en una fase de transformación. Los próximos cinco años serán un período de tremenda importancia política e histórica en la que el país tendrá que lidiar con preguntas difíciles: por ejemplo, ¿qué clase de Cuba será la llamada “generación histórica”, ahora de 80 años después de medio siglo al frente del gobierno de la isla, deje a los futuros líderes que estarán preparadas en estos años decisivos?

LA HABANA, 13 feb 2013 (IPS) – A principios de este mes, los cubanos acudieron a las urnas para elegir a los delegados designados por las asambleas municipales y provinciales al parlamento de la isla, el máximo órgano de gobierno donde los votos de los ciudadanos tienen un peso decisivo. La participación, como siempre, fue superior al 90 por ciento, y todos los candidatos municipales, como de costumbre, fueron votados pulg.

Los habitantes de la isla votaron como siempre lo han hecho , como cuestión de rutina, tal vez sin darse cuenta de los cambios trascendentales que estas elecciones están marcando el comienzo pulg

El 24 de febrero, en la primera sesión de la nueva legislatura, los 612 miembros electos de la Asamblea Nacional elegirá de entre ellos a los líderes que constitucionalmente dirigirán los asuntos del país durante los próximos cinco años.

La noticia más destacada de la nueva legislatura es la confirmación oficial de que Ricardo Alarcón de Quesada dejará de servir como jefe de la Asamblea Nacional, cargo que ha ocupado durante los últimos 20 años.

Según declaraciones públicas, Alarcón explicó su salida de la posición con la afirmación de que 20 años es “demasiado largo”, y “debe haber un cambio, tiene que haber un cambio”.

Pero la perspectiva de que casi no se habla, pero que tiene consecuencias de enorme importancia potencial político e histórico para Cuba, es que después de que la Asamblea Nacional eligió a Raúl Castro como presidente del Consejo de Estado (un resultado que nadie duda), la cuenta regresiva comenzará: después de 1.823 días, su mandato terminará, al igual que los términos de al menos cinco de los seis vicepresidentes actuales, todos los cuales asumió el cargo en febrero de 2008, cuando se hizo evidente que Fidel Castro no sería capaz de reanudar poder y su hermano fue elegido presidente del Consejo de Estado.

Fue el propio Raúl Castro, durante las sesiones del Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba en 2011, que propuso que los cargos políticos no se debe ejercer más de dos mandatos de cinco años – incluido el suyo, como presidente.

La propuesta fue aprobada por el Congreso del partido, a pesar de que aún no se ha incorporado a la Constitución, que también debe incluir reformas forjadas en el nuevo modelo económico del país, que ha sido inspirado, defendido y promovido por Raúl Castro.

 

Esta nueva situación – sin precedentes en un país como Cuba, donde los puestos Política del Estado, y el gobierno se ejerce sin límites durante cinco décadas – se abre un escenario de expectativas cuando se trata de los cambios que se producirán en los próximos cinco años, y lo que el futuro se verá como en febrero de 2018.

Desde hace más de cinco años – primero a un ritmo lento, con cambios de vocabulario, y después con hormigón medidas económicas y sociales para el corto, mediano y largo plazo (como lareforma migratoria que permite a los cubanos a viajar libremente a partir de enero de este año, después de casi 50 años de no poder hacerlo) – El General de Ejército Raúl Castro ha puesto en marcha la maquinaria de estructuras socialistas cubanos en busca de lo que el país más necesita: un entorno institucional, el control financiero, el aumento de la productividad, la eficiencia económica, la autosuficiencia en la producción de ciertos artículos, los cambios en la política de empleo y los cambios en la ley de propiedad, entre otros.

Pero estos asuntos urgentes llevar irrevocablemente a otras transformaciones que se han anunciado por el propio Presidente Castro, en un proceso que debe desarrollarse al máximo durante el período de cinco años 24 de febrero y, de hecho, se refleja en la Constitución, como lo hará se reflejará en la sociedad y sus actores.

¿Qué cambios se llevarán a cabo dentro del modelo cubano? ¿Habrá más profundas modificaciones en la estructura económica del país, que hasta ahora sólo ha visto los cambios que, aunque importantes, no son macroeconómico decisivo, y no han sido capaces de garantizar determinados objetivos, tales como la producción de alimentos?

¿Qué oportunidades habrá para la inversión extranjera, en un país que necesita capital para renovar su infraestructura de envejecimiento?

¿Qué otras libertades será aprobado por los ciudadanos en los próximos años, después de la jugada clave del levantamiento de las restricciones de viaje? ¿Qué clase de Cuba la llamada “generación histórica”, ahora de 80 años, después de medio siglo al frente del gobierno de la isla, salir a futuros líderes que serán acondicionadas y preparadas en estos años decisivos? ¿Qué económico y social, incluso, el papel puede emigrantes viejos y nuevos tienen en el país?

Cuba está entrando en una fase de transformación, y el período crítico para que los cambios resultantes son los próximos cinco años: un tiempo largo en la vida de un ser humano, pero sólo un latido del corazón en la línea de tiempo de la historia.

(END)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s