¿Los cambios en Cuba abren una puerta al diálogo?

Por Daniela Montano.

El proceso de cambios que tiene lugar en Cuba ha ido profundizándose gradualmente y  aunque escépticos consideren que las trasformaciones son insuficientes o marchan demasiado lentas, lo cierto es que sus efectos ya son palpables en nuestra sociedad.

Significativo resulta la diversificación de las formas de trabajo no estatal y el incremento hasta 390 598 de estos trabajadores. Lo que obedece a una política clara del gobierno de desentenderse de la dirección de una serie de servicios secundarios, para poder centrarse en la gestión de los medios fundamentales de producción, los que por supuesto, continuaran como empresa estatal socialista.

Asociado a ello se aprobó el nuevo sistema tributario que disminuye la tasa impositiva a los trabajadores privados hasta un 7%; conjuntamente se ensaya para extender la cooperativa a sectores no agropecuarios y se aplicarán las fórmulas de arrendamiento de locales a nuevos servicios.

Igualmente se está trabajando para cambiar la política monetaria y establecer nuevas regulaciones que confieran a las empresas, la autonomía suficiente para redefinir su objeto social y la gestión económica y financiera, lo que conducirá a un nuevo sistema de relaciones entre la empresa y el Estado y facilitará además, la inversión extranjera. Sentándose así las bases para ejecutar los cambios sustanciales del sistema económico del país.

Paralelamente el presidente Raúl Castro, anunció que se está reformulando la política migratoria a fin de flexibilizarla y reiteró su disposición a dialogar en igualdad de condiciones con el gobierno de Estados Unidos, al tiempo que destacaba que estas transformaciones seguirían profundizándose, en la medida que no se perciban peligros para la Seguridad Nacional.

Hechos que sin dudas marcan una coyuntura sin precedentes, a la que los formuladores de política estadounidenses deberían prestar especial atención. Sería conveniente que evaluaran  las oportunidades y los beneficios, sobre todo económicos, que tendría para ambas partes establecer una relación menos tensa, que permita que se invierta capital estadounidense en Cuba, se exporten productos hacia nuestro mercado, facilite el flujo de turismo en ambas direcciones, se amplíe la colaboración científica o se establezca la cooperación en temas medio ambientales, por solo citar algunos ejemplos.

Valdría la pena discutir el rol que podría jugar la comunidad cubano-americana en el marco de estas transformaciones, pero también habría que preguntarse ¿Cómo Cuba podría transitar hacia una posible apertura sin  riesgos? ¿Cómo podría establecerse el diálogo tan necesario, en un escenario donde el peso político está en manos de los sectores más radicales de la derecha, que continúan defendiendo la línea dura contra la Isla: promoviendo restricciones, incrementando las sanciones, la persecución financiera e incentivando campañas mediáticas irracionales?

Evidentemente hasta tanto esas nuevas generaciones de cubano-americanos  que abogan por la mejora en las relaciones entre ambos países y que al igual que cualquier inmigrante, no se les ocurriría nunca suscitar acciones contra el país donde vive su gente; no alcancen el protagonismo  político suficiente, hasta que el nuevo debate que va creciendo, no siente raíces en la comunidad cubana y esas nuevas voces lleguen al Congreso, será muy complejo sentarse a la misma mesa a dialogar pues cualquier intento estará obstaculizado por los que hoy detentan el poder político y económico.  También  será prácticamente imposible que se involucren en la construcción de un futuro mejor para Cuba, aún cuando se radicalicen  mucho más  las transformaciones económicas y los cambios sociales previstos. Mientras no se respete la soberanía y la autodeterminación de Cuba y no sean capaces de salvar las diferencias políticas, el camino hacia la apertura y el reencuentro entre ambos pueblos estará lleno de escollos y será inmensamente largo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s